LA PROSPERIDAD VIENE CON EL TRABAJO

La grandeza de las naciones se basa en sus riquezas naturales, en la honestidad de sus ciudadanos y en la fuerza trabajadora y productiva de sus habitantes. En el caso de Honduras, cada individuo puede y debe cooperar con todas sus fuerzas para ayudarla a sobrevivir estos momentos difíciles. Todo hombre útil debe formar parte del engranaje que mueve y perfecciona el aparato económico de nuestro gobierno para satisfacer las necesidades más apremiantes de nuestra sociedad, sin perjuicio de la dignidad humana. Demos gracias a Dios porque tenemos una fuente de donde mantener la familia. Y para conservar el empleo, trabajemos duro, alcanzando metas y objetivos. No lo hagamos sólo por salir del paso, perdiendo tiempo, dañando las herramientas o renegando. Cuando se trabaja con energía, con orgullo, con alegría, se consigue mejorar de posición y de sueldo. Las empresas observan muy de cerca al buen trabajador y lo premian. Muy cerca con el trabajo va el factor dinero. ¿Qué uso le damos al dinero ganado? ¿Qué hacemos con el salario que recibimos? ¿Sabemos distribuir sabiamente los fondos para mejorar nuestro futuro? ¿O lo derrochamos sin planificación ni presupuesto? Todos queremos ser ricos. No todos los hombres pueden llegar a alcanzar un nivel económico envidiable, la mayoría vive en condiciones precarias. Sin embargo, hay tantos casos de personas que se han levantado de la nada y han llegado a ser terratenientes, dueños de empresas y han conseguido lo que nunca se imaginaron. Para ser rico hay que administrar a conciencia su dinero: 1) Lo más importante para mejorar su condición económica es aprender a gastar menos de lo que se gana. Si usted gana L. 1000.oo, como ejemplo, no puede gastar L. 1200.oo ó más, aunque consiga la diferencia en crédito, porque al final no podrá cubrir las deudas. Es muy cierto que la canasta básica está inflada y que los sueldos son bajos, pero debe hacerse el sacrificio de gastar menos. 2) La segunda condición es ahorrar por lo menos una décima parte de lo que se gana. Si no se puede ahorrar el 10%, tratar de ahorrar menos, pero siempre ahorrar algo. 3) No gastar sus ahorros en cosas inútiles o innecesarias, sin ningún beneficio. Es decir, que si después de un año usted tiene ahorrada la cantidad de L. 10 000.oo y mira un reloj lujoso en la vitrina de una tienda, no rendirse a la tentación de comprarlo. 4) Invertir su dinero en una institución sería, ya sea un banco, una asociación de préstamo, una compañía conocida responsable o una cooperativa de la empresa donde labora. El trabajo es necesario y la prosperidad viene con el trabajo... Mayo, 2003.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e