mimiFoto.jpeg

MIMÍ, LA AMIGA

Quienes hemos disfrutado de la amistad de Mimí, la conocemos como una persona generosa, alegre, entusiasta, proactiva, servicial y con un gran espíritu de justicia y solidaridad. Desde el silencio y el anonimato, tal como lo manda el Maestro de Galilea, ha contribuido con cientos de causas benéficas. 
Las veladas en su casa son eventos para recordar por varias razones, una de las cuales es la abundante y exquisita comida, al mas puro estilo Italo-oriental. Su intensa y contagiosa alegría expresada con sus gritos, que reciben la complicidad de sus nietos y amigos, hace que estas reuniones queden grabadas para siempre en el alma de quienes disfrutamos de esos momentos de regocijo.

Escribir esta nota para el blog de Mimí, me ha llenado de una enorme alegría, mezclada con la nostalgia de los recuerdos de tantas cosas que hemos hecho juntos, a lo largo de los años. He aprendido de Mimí muchas cosas. He llorado en su hombro, hemos celebrado mis alegrías y las suyas y hemos compartido nuestro dolor.  
Termino esta presentación  escribiendo la frase que siempre le digo cuando la llamo: “Mimí Nasthas Butto de Panayotti, su secretario privado está listo para la siguiente tarea “.
Gracias Mimí por el don de su amorosa amistad, que llegó a mi vida como un regalo del Dios Altísimo.