LA VIDA EN SAN PEDRO SULA

Algunas veces la vida nos cambia, y eso llegó de manera fortuita a la familia. Don Roberto Panayotti, el cuñado de Mimí,  había fundado una empresa de fabricación de rótulos en San Pedro Sula y había convencido  a don Juan, con la idea de  trasladarse  a San Pedro Sula y asociarse en la empresa Industrias Panavisión, compañía en la que ella se realizaría profesionalmente como Directora de Relaciones Públicas. El cambio llenó de tristeza a toda la familia, porque los hijos del matrimonio estaban pequeños y su mundo giraba en el universo ceibeño. San Pedro Sula era una ciudad extraña para ellos. Mimí lloraba por su nueva vida, pero junto con ese traslado, también se abría la posibilidad de realizar otro de los sueños de Mimí: Estudiar una carrera universitaria. Al año siguiente del traslado, la Universidad de San Pedro Sula, creaba la Licenciatura en periodismo y una de las primeras alumnas fue Mimí, carrera de la que egresó con honores como la mejor estudiante de la primera promoción. Esta experiencia académica la puso en contacto con Amílcar Santamaría, ejecutivo de Diario La Prensa, quien le abrió las puertas para publicar una columna semanal en el diario, oficio que hoy hace casi 40 años, sigue haciendo con esmero cada sábado.

mimifamilia.jpeg