HASTA LUEGO, LILLIAN

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano

para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida.

Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos

preciosos y tragedias en ambas familias, la muerte de nuestros esposos,

el casamiento de los hijos, el nacimiento de los nietos, cambios de

salud, diferentes domicilios y trabajos (ella vivió en México y en

Tegucigalpa, además de San Pedro Sula), labores pastorales en con-

junto, amigas comunes y muchas otras cosas más.

Para mí fue como una hermana espiritual. Hablábamos el mismo idio-

ma. Trabajamos en Cursillos de Cristiandad y en Talleres de Oración

y Vida. Fue una mujer muy especial, amante del servicio a los demás,

incansable, preparada, sensible, con autoridad para hablar (en el grupo

la llamábamos la Reverenda), fuerte, con un testimonio de vida impe-

cable.

Dentro de todas las cualidades que Lillian tenía debo destacar dos

en especial: su sencillez y su humildad. No era persona rebuscada,

lujosa ni aparatosa, ni escandalosa. Ella no necesitaba mucho, nunca

le preocupó quedarse sin medios económicos, lo único que am-

bicionaba era que sus hijos y nietos estuvieran bien y fue generosa con

todos ellos. No le gustaba aparentar, era auténtica. Fue una mujer a

imitar, un ejemplo contagioso, convincente que el cristianismo se puede

vivir diariamente y que regala felicidad.

Decía al principio que hay que hacer un balance, porque cuando se

ausenta una persona de tal estatura moral y religiosa todos perdemos.

Pero nosotros no tenemos la última palabra, Lillian vivió una vida

larga, feliz, productiva, sembró y cosechó a tiempo, dejó una trayectoria

luminosa. Ahora es tiempo que ella descanse, que el Señor maravilloso

que nos creó la recoja y la atienda con ternura y cariño. Estoy más que

segura de que hay una morada especial en el cielo para ella y que ya la

está gozando y disfrutando.

Sus hijos, nietos y parientes han recibido una herencia sin igual, un

tesoro invaluable con la clase de vida que dibujó Lillian y sé que sus

bendiciones no dejarán nunca de derramarse sobre todos ellos.

Durante la ceremonia final, el P. Edgardo Grimaldi dijo que las lágrimas

son amargas y dulces. Amargas porque perdemos la presencia física

de las personas queridas, y dulces porque nos alegramos por ellas,

porque alcanzan la felicidad mayor de contemplar el rostro divino de

Aquel que tanto nos ama.

Esto es lo más importante, con la muerte empieza la verdadera

felicidad y Lillian está ya gozando de ese maravilloso gozo y debemos

sentirnos nosotros también jubilosos. Hasta luego, Lillian... Te quiero

mucho...

Octubre 2008.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel

Muy queridos parientes y amigos. Mi agradecimiento a todos ustedes por estar aquí hoy compartiendo conmigo esta fase importante de mi vida. Todavía me parece increíble que llegó al fin el momento de t