USTED PUEDE SER ESA MUJER EXCELENTE

Vivimos en un mundo dominado por hombres y todavía para la

mujer no existen días gloriosos. Es cierto que hemos mejorado

en ciertas áreas y que la mujer ya tiene un asomo a algunas de las

actividades que antes sólo estaban clasificadas para hombres.

Ya hay mujeres doctoras, ingenieras, abogadas, biólogas, banqueras,

científicas, inventoras, etc. Pero en comparación al número que

representa la población de mujeres en el mundo, que suma más del

50%, es muy poco el porcentaje de mujeres alcaldes, ministros,

presidentes, primeros ministros, diputados, gobernadores, senadores,

vicepresidentes, políticos, premios Nobel, pintores, escultores y

compositores.

Existen actualmente muchas oportunidades para las mujeres y también

muchos desafíos. Las féminas siguen como amas de casa y además

trabajan en la oficina, tienda, fábrica y maquila. Y en ambos campos

se espera que la mujer sobresalga. El hombre está haciendo un poco

de ayuda en las labores domésticas pero no lo suficiente en comparación

a lo que le aumentó la responsabilidad a la mujer. La mujer moderna

tiene que enfrentar situaciones con sus hijos que no existían o eran

incipientes hace pocos años, como el Sida, el aborto, las drogas, los

anticonceptivos, el terrorismo, el homosexualismo, el incesto, la

paternidad por inseminación artificial y el cloning.

Sin embargo, para conmemorar el Día de la Mujer no voy a quejarme

más del mundo injusto y egoísta que nos rodea. Voy a presentar a la

mujer excelente que puede transformar al mundo. No necesitamos

mujeres pasivas ni conformistas. No queremos mujeres que escondan

la cabeza en el suelo con desesperación, o personas indiferentes que

piensen que tales problemas no afectarán a sus familias. Requerimos

mujeres valientes, luchadoras, honestas, no mediocres y, sobre todo,

virtuosas.

Gloria Ricardo nos dice que para ser una mujer de excelencia que

transforma el mundo, en primer lugar, (1) hay que conocerse y aceptarse

a sí misma. No se puede ayudar a otros si su vida no está ordenada.

La mujer por excelencia es también (2) una mujer que sirve, (3) que

ama, (4) que perdona y (5) que ora.

1) La mujer que se acepta a sí misma no se deja llevar por los celos,

ni la envidia ni la competencia. Ella valoriza su propia individualidad.

Al amarse a sí misma no es egoísta, pues no se puede amar a los

demás si se desprecia a sí misma. La mujer por excelencia no critica ni

a sí misma ni a los demás. Ella reconoce que es un ser privilegiado,

única, original, hecha a imagen de Dios, amada por Él y, por lo tanto,

de gran valor.

2) El secreto de la felicidad para la mujer (y para todos) es tener un

corazón de sierva. Se puede servir en el hogar, en la iglesia y en otros

lugares fuera de casa, sin abusar de ninguno. Se necesita equilibrio en

todo. La mujer sabia atenderá bien a su familia y su casa, pero no será

una esclava de la casa.

3) El amor no es una emoción sino una decisión que se expresa en

palabras, actitudes y acciones. La mujer excelente es una persona que

siembra semillas de amor en todas sus relaciones interpersonales. Amar

significa comunicación, aceptación sin condiciones, respeto, dedicación,

agradecimiento, expresión de sentimientos y sacrificio.

4) Los médicos afirman que la raíz de algunas enfermedades físicas

es el rencor. Si no se aprende a perdonar, el resentimiento no le dará

gozo sino que contaminará su vida espiritual. La mujer por excelencia

no gasta su energía en tener lástima ni lamentar el pasado. Ella convierte

los obstáculos de la vida en escalones y no les permite ser piedras de

tropiezo.

5) La mujer que coloca a Jesús en primer lugar y que lo busca de

todo corazón será un ser bendecido en todas las áreas de su vida.

Cada mujer (y todo humano) necesita un tiempo a solas con Dios. Allí

es donde recibe fuerzas para enfrentar el día y sus problemas. No hay

persona en la Biblia, ni en la historia, que haya hecho grandes cosas

por Dios que no haya sido una persona de oración. ¡Usted puede ser

esa mujer excelente! Enero 2001.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel