UNA HISTORIA VERÍDICA E INSPIRADORA

Su apellido era Fleming y era un granjero escocés pobre.

Un día, mientras intentaba ganarse la vida para su familia, oyó un

lamento pidiendo ayuda que provenía de un pantano cercano. Dejó

caer sus herramientas y corrió al pantano. Allí, encontró hasta la cintura

en el estiércol húmedo y negro a un muchacho aterrado, gritando y

esforzándose por liberarse.

El granjero Fleming salvó al muchacho de lo que podría ser una lenta

y espantosa muerte.

Al día siguiente llegó un carruaje elegante a la granja. Un noble,

elegantemente vestido, salió y se presentó como el padre del muchacho

al que el granjero Fleming había ayudado.

“Yo quiero recompensarlo” dijo el noble. “Usted salvó la vida de mi

hijo”.

“No, yo no puedo aceptar un pago por lo que hice”, el granjero

escocés contestó.

En ese momento el hijo del granjero vino a la puerta de la cabaña.

“¿Es su hijo?”, el noble preguntó.

“Si”, el granjero contestó orgullosamente.

“Le propongo hacer un trato. Permítame proporcionarle a su hijo el

mismo nivel de educación que mi hijo disfrutará. Si el muchacho se

parece a su padre, no dudo que crecerá hasta convertirse en el hombre

del que nosotros dos estaremos orgullosos”.

Y el granjero aceptó.

El hijo del granjero Fleming asistió a las mejores escuelas y, al tiempo,

se graduó en la Escuela Médica del St. Mary’s Hospital en Londres y

siguió hasta darse a conocer en el mundo como el renombrado Dr.

Alexander Fleming, el descubridor de la penicilina.

Años después, el hijo del mismo noble que fue salvado del pantano

estaba enfermo de pulmonía.

¿Qué salvó su vida esta vez?... La penicilina. ¿El nombre del noble?

Sir Randolph Churchill. ¿El nombre del hijo? Sir Winston Churchill.

Alguien dijo una vez: Lo que va, regresa.

Trabaja como si no necesitaras el dinero.

Ama como si nunca hubieses sido herido.

Baila como si nadie estuviera mirando.

Canta como si nadie escuchara.

Vive como si fuera el cielo en la tierra.

Mi querida amiga Ana de Aguilar me envió esta historia vía correo

electrónico y considero que debo compartirla con todos. Hay que

hablar de las buenas noticias y suprimir aquellas que sólo satisfacen la

curiosidad general y no producen nada positivo. Yo creo que el índice

de violencia bajaría si no se le diera la cobertura que se le permite en

los medios de comunicación social. Si todos procuráramos practicar

el amor con los demás, el mundo estaría de otro modo.

Dondequiera que usted pueda hacer un poco de bien, hágalo. Ofrezca

su cooperación, sus entusiasmos a toda causa noble.

Por último, siempre que se trate de remediar una miseria material,

moral o espiritual, de apoyar el bien común, allí debe estar su mano

prodigando generosamente la miel de su corazón. Sólo así podremos

hacer un mundo mejor.

Julio 2002.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel