TODOS DEBEMOS SER HÉROES

Cuando se habla de héroes pensamos en Francisco Morazán, en

Simón Bolívar, en Abraham Lincoln, en Winston Churchill y en

otros hombres famosos por haber realizado grandes proezas o haber

obtenido metas difíciles de alcanzar.

Lastimosamente, en estos tiempos ya no hay héroes o si los hay son

muy pocos o no se les conoce. A todos encanta el heroísmo de las

voluntades y de los caracteres grandes, pero nadie se esfuerza por

templar el suyo para el combate. Nadie se atreve, nadie se arroja,

decididamente, a trabajar.

Para ser héroe en la actualidad debemos ser diferentes y hacer cual-

quier esfuerzo necesario para sobresalir en una profesión, oficio, de-

porte, grupo social o religioso, estudios, inventos, etc. La definición

de héroe es aquella persona que ha realizado una acción valerosa o

extraordinaria digna de admiración.

Ser héroe es tener aspiraciones para llenar su vida y dejar rastro de

sus pasos en el caminar por el mundo. Ser héroe es luchar con perse-

verancia y entusiasmo, con tenacidad y rebeldía, sin importar los pro-

blemas, escollos o contrariedades hasta lograr el objetivo.

Si queremos ser héroes, todo depende de nuestra voluntad. Somos

en cierta manera omnipotentes cuando la voluntad se impone en noso-

tros. ¡Nada es imposible!

Si queremos ser héroes, debemos pasar por encima de las carcajadas

e ironías de los que nos rodean. Pueden llamarnos hipócritas, santu-

rrones, tontos y hasta estúpidos. No importa. Nuestro objetivo será la

mejor prueba de nuestro heroísmo.

¡Pero cuántas vidas inútiles pasan por el camino...! No comprenden

el sentido de la vida y la derrochan sin saber a donde van, o se dejan

arrastrar por la corriente de los irresponsables. No sienten el impulso

de un ideal, de un amor grande, de ser diferentes, de lograr algo difícil...

Se conforman con ser del montón...

Todos debemos ser héroes. Todos debemos luchar duramente para

mejorar nuestra tierra y dejarla en óptima situación cuando nos

vayamos. Todos debemos ofrecernos en un sublime apostolado. Todos

debemos sacrificarnos completamente en beneficio de la humanidad.

Todos debemos entregar nuestro amor, energías y hasta sonrisas para

regenerar a la sociedad moderna. Todos debemos ambicionar alcanzar

lo imposible...

No hay que conformarse con hacer sólo lo necesario para salir del

paso. No debemos trabajar únicamente para obtener recompensa o

reconocimiento. Hay que aprovechar el tiempo en forjar nuestra

voluntad y ser almas heroicas.

Personas heroicas son las que necesita el mundo de hoy... Y aunque

cueste hemos de sacrificarnos. Nadie dijo que la vida era fácil y además

lo difícil vale la pena conseguirlo... Si no costase no tendría mérito, no

habría virtud. Virtud es lo mismo que sacrificio. Es necesario martirizar,

inmolar los propios sentimientos, las propias pasiones, en aras del

heroísmo

Todo lo que vale cuesta... y todo lo que cuesta, vale... Seamos héroes...

Febrero 2003.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e