TODO VALE... SI DIVIERTE

Todo vale y si nos divierte mejor. Parece que aquella vieja fórmula, casi sagrada, que nos enseñaron en la Escuela de Periodismo, con su lema: informar, formar y entretener, se ha ido quedando sólo en el papel. Lo único que interesa en la actualidad es entretener. Estamos hablando de los medios de comunicación, en especial de la televisión. La realidad es que si echamos un vistazo, un barrido por los diversos canales, que son muchos, muchísimos, nos damos cuenta y podemos comprobarlo. Se ha cambiado de un sistema informativo y formativo a un medio de entretenimiento y espectáculo. Hasta cierto punto sigue siendo informativo pero a su manera y según el gusto de los dueños. La vida cambia continuamente y los valores van cambiando al mismo tiempo. Lo que se catalogaba como bueno pronto se olvida, desaparece o se convierte en malo. Y así, todo vale si es divertido, si anima los sentimientos y deseos de conocer, de ver los hechos de la gente famosa o menos famosa, de los falsos ídolos, de sacar los trapos sucios, de gozar con los nuevos juegos, y si sonríe la suerte, obtener más ganancias. Todos los días, mañanas y tardes, a todas horas, sin diferenciar la presencia de adultos o niños, pasan muchos programas en plan de espectáculos, sin importar que sean verdad o no, que anden por medio el honor y la fama, o el valor de los derechos de las personas. Lo que vende es que sea divertido, que llame la atención, que sea taquillero durante semanas y, si no, se las arreglarán, que existen medios y tácticas para alargarlos. Y no estamos mencionando las películas o programas pornográficos. Y lo más triste, dice Paulino Sutil, por no decir trágico, es que se está pasando de ser una moda o convertirse en seriales y en una necesidad de tantos adictos a la televisión, que no pueden pasar sin ellos. Como dicen los profesionales, nadie puede quejarse ni echar la culpa a las compañías televisoras, pues dan lo que la audiencia demanda. Son muy escasos los canales educativos y formativos extranjeros, se pueden contar con los dedos de la mano, Discovery Channel, His- tory Channel, Geo Channel, Music and Art y otros. A su vez, hay algunos canales religiosos cristianos que llenan hasta cierto nivel una necesidad espiritual. En nuestro medio tampoco podemos decir que hay programas instructivos, amenos y formativos, a excepción de muy pocos. En fin, todo vale y cuanto más divertido sea, mejor, más audiencia. Lo de menos es que sea un atraco a las personas, a su fama u honor, o una falsedad. Lo importante es captar la atención, mantener la espera para pulsar el botón y que empiece el espectáculo... Y si es divertido, mejor que mejor. Febrero 2009.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel