SER RENOVADO COMO EL ÁGUILA

En el tercer aniversario de fundación del grupo de las esposas

de los Hombres Cristianos de Negocios, celebrado recientemente,

me regalaron una hoja suelta con el titulo mencionado arriba: “Sé re-

novado como el águila”. No estaba firmada por nadie pero me parece

interesante darles a conocer algunas ideas de dicho escrito.

“El ave más interesante y magnífica que surca los cielos es el águila.

Tiene vida más prolongada; se remonta a mayor altura y es de vista

más aguda que cualquier otra ave. De entre todas las aves es la que

mejor se destaca al volar. El salmista David, siendo pastor en su ju-

ventud, conocía bien al águila. Él observaba mientras esta majestuosa

ave se remontaba grácil e independientemente y la comparó al hijo de

Dios que, como el águila, es rejuvenecido.

El águila nos recuerda que es posible vivir en una dimensión en la

cual, por fe, podemos remontarnos por encima de las tempestades de

la vida. ¿Cómo es posible vivir y permanecer en tal victoria? Renovando

fuerzas. Un águila puede volar en picada por encima de un feroz león

montés y, con una sola garra, triturarle la espina dorsal. Puede zambullir

el pico en un lago cristalino y llevarse la mejor pesca del día.

¿Se ha preguntado alguna vez cómo el águila, que trasnocha en la

lluvia o en la nieve, jamás se enferma por hacerlo? Si intentáramos lo

mismo, nunca sobreviviríamos. Pero el águila no sólo sobrevive sino

que tal clima le favorece grandemente. El águila ha sido diseñada por

Dios de tal manera que, diariamente desde su interior, emana aceite

fresco. Este aceite reviste su plumaje y lo hace resistente a la intemperie.

Mientras exista un fluir del aceite el águila se mantiene robusta y

victoriosa.

El aceite es un símbolo del Espíritu Santo. Este aceite nos protege y

nos ayuda a seguir adelante. Es por eso que Pablo dijo: ‘Sed llenos

del Espíritu’ (Efesios 5:18). El fluir de este aceite debe provenir de

nuestro interior.

Durante la edad madura existe una etapa en el desarrollo del águila

en la cual sufre una crisis. Llega un momento donde ya no le es tan fácil

cazar la presa. Lucha por seguir adelante. La vida se torna muy

complicada. Esto es evidente al observar la condición de las plumas.

Su plumaje se ha secado porque el aceite ha dejado de fluir. Sus plumas

ya no son flexibles sino quebradizas. Su capa externa se torna flácida

y está deteriorada. Se ve enferma. No se siente bien. En esta etapa de

su vida el águila vuela a la cima de la montaña donde nació, alrededor

de 900 a 1500 metros de altura, y allí comienza a examinarse la capa

externa. Cuidadosamente inspecciona cada pluma seca o muerta y la

arranca. Literalmente ¡el águila se despluma viva! Es un proceso

doloroso, sangriento, humillante y grotesco. Pero es la única forma de

ser renovado.

El águila sigue el plan de Dios. Si arranca las plumas que no sirven, Él

las reemplazará. Las plumas nuevas nunca crecen por encima de las

viejas. Las viejas deben ser desechadas para dar lugar a las nuevas.

El águila permanece en el altiplano cerca de tres o cuatro meses.

Nadie se le acerca. Está completamente sola. Siente el viento fuerte.

Está oscuro. Está bajo presión y eso es muy solitario. Pero si tiene un

poco de paciencia, algún día volará con el mismo vigor de antes.

Puede ser que Dios le esté enviando a una montaña en esta etapa de

vida. De ser así, talvez descubra algunas plumas que necesitan ser

reemplazadas para que el aceite pueda fluir de nuevo. Nunca es fácil

dar una mirada a nuestro interior, pero el resultado final vale la pena.

Si estamos dispuestos a arrancar las plumas de desconfianza, duda y

temor a medida que esperamos con paciencia ante la presencia del

Señor, Él las reemplazará con fe, esperanza y amor.

Entonces a través de la real experiencia aprenderemos el significado

de las palabras: ‘Los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas;

levantarán alas como las águilas’ (Isaías 40:31)”.

Julio 1998.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Obesa es la persona que tiene gordura en exceso. Antes eran las personas adultas las que engordaban y las causas eran varias: poca o ninguna actividad física, alimentación inadecuada, deterioro de l

En la familia no debe olvidarse el aspecto importante del papel de la maternidad y la necesidad de que se garantice a las madres toda la protección social indispensable y la asistencia durante el em-

Agradezco muchísimo la invitación que me hizo Leda para reunirme hoy con ustedes y poder compartir algunas ideas sobre la mujer. Estoy muy gozosa de estar en este grupo porque conozco la proyección