SER PERSONA ES HACERSE PREGUNTAS

Todos decimos que la vida es un regalo, un don. Y es un tesoro

valiosísimo. La vida es para estar agradecidos eternamente con

nuestro Creador. Pero no siempre escuchamos comentarios

así de positivos. Más bien, con frecuencia emitimos quejas, juicios y

descontentos: “¡Esta vida no vale la pena; es un asco; maldigo haber

nacido; si yo fuera como fulano; nada me sale bien; sin mi marido no

puedo seguir!”

Es muy factible que cada uno de nosotros haya tenido estos senti-

mientos en diferentes circunstancias. Es posible que nuestro existir haya

estado lleno de problemas, enfermedades, muertes, reveses, infortunios,

traiciones, etc. Sin embargo, lo ideal sería que estas sensaciones fueran

momentáneas o pasajeras y no que se repitieran a menudo y, menos

aun que fueran permanentes.

Los padres nos quejamos de los hijos: “¡tantos sacrificios que hicimos

para que se porten así; qué desagradecidos, qué egoístas son!” La

verdad es que todos llegamos sin previo aviso, sin consultarnos. Hemos

sido lanzados al mar de la vida, al torrente social y así empieza nuestra

vida.

La vida es la primera realidad fundamental sobre la que es necesario

meditar seriamente. Cualquier otra reflexión incide sobre este marco:

el de la vida. Ser persona es hacerse preguntas. Y si estas se contestan

con sinceridad, adecuadamente, se produce en nosotros un gran dina-

mismo y personalización.


Al meditar sobre la vida, podríamos preguntarnos: ¿Cómo vivimos?

¿Para qué existimos realmente? ¿Disfrutamos la vida? ¿Hemos realizado

nuestros ideales? ¿Vivimos con calidad de virtudes? ¿Nuestra vida es

agradable a Dios?


Baden-Powel dejó este testamento espiritual que refleja un talante y

proyecto educativos: “Mi vida ha sido muy feliz y quisiera que pudiese

decirse lo mismo de cada uno de ustedes. Creo que Dios nos ha puesto

en este mundo encantador para que seamos felices y gocemos de la

vida. Pero la felicidad no proviene de la riqueza, ni del tener éxito, ni

dándose gusto a si mismo... La manera de conseguir la felicidad es

haciendo felices a los demás.

Traten de dejar el mundo en mejores condiciones que tenía cuando

entraron en él. De esta manera, cuando les llegue la hora de morir,

pueden hacerlo felices, porque por lo menos no perdieron el tiempo e

hicieron todo el bien que les fue posible”.

Según O. Hidalgo “el sentido de la vida es un planteamiento necesario

en todas las edades para no ir a remolque, sino con el motor encen-

dido”. San Pablo, creyente convencido, afirma: ‘para mí la vida es

Cristo. Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mi’. (Ga

2:20). También, la experiencia de Jesús fue su gran motivación; frente

a ella todo fue secundario, hasta basura. Y sugiere: No tiene sentido

lamentar lo que queda atrás si nos frena y resta energía. Lo procedente

es reconciliarlo, mirar hacia delante y correr como los buenos atletas

para alcanzar la meta de la vida.

Probablemente todos necesitamos recurrir a la conversión: tarea ne-

cesaria, desafío diario, responsabilidad permanente. Para un cristiano

la vida es redonda si destila santidad. Por ahí va el consejo rotundo de

Jesús: “sean perfectos como el Padre celestial es perfecto” (Mt 5:48).

Teresa de Calcuta, reconocida y apreciada por todos, describía así

la pasión por la vida:


La vida es una suerte. ¡Acéptela!

La vida es una oportunidad. ¡Aprovéchela!

La vida es belleza. ¡Admírela!

La vida es felicidad. ¡Saboréela!

La vida es un compromiso. ¡Cúmplalo!

La vida es un tesoro. ¡Cuídelo!

La vida es un desafío. ¡Encárelo!

La vida es un misterio. ¡Desvélelo!

La vida es amor. ¡Disfrútelo!

La vida es tristeza. ¡Supérela!

La vida es un combate. ¡Peléelo!

La vida es un himno. ¡Cántelo!

La vida es la Vida. ¡Defiéndela!

Septiembre, 2001.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel