SABIDURÍA PARA SER PADRES RESPONSABLES

Actualizado: 18 nov 2021

Como padres, hemos tenido muchos problemas en la educación

de nuestros hijos. No hay nadie que pueda decir que las

relaciones con sus hijos son cordiales todo el tiempo, que no

pierden el control, que no hay castigos, gritos, amenazas o palizas

tratando de moldear y de educar a nuestros vástagos.

No existen los padres perfectos, sin defectos. Nunca los ha habido

ni los habrá. Lo mejor que podemos esperar es que crezcamos como

personas y como padres. Si somos sinceros sobre nuestras debilidades

y fallos y les prestamos atención, vamos a cambiar las cosas poco a

poco.


Todos los hijos son diferentes. Hay muchos factores para estas dife-

rencias. Depende del sexo, de la edad de los padres, del lugar que

ocupa el hijo en la escala familiar, de influencias externas, de solvencia

económica, etc. Para ser padres responsables debemos entender la

razón o razones por qué se portan mal los hijos. Veamos algunas:

1) Todos quieren ser el número uno. El joven no se contenta

simplemente con ser amado; él quiere ser amado más que nadie. La

humildad no se enseña en los hogares. Nuestros hijos tienen que ser

los mejores estudiantes, atletas, los más simpáticos, usar la mejor ropa,

ir a las escuelas más caras y sobre todo hay que ganar. Ganar es

vítores, entusiasmo, aplausos, reconocimientos, adulación. Perder es

bajar la cabeza, guardar silencio.

2) El aburrimiento. Esta es una causa común del mal comportamiento

de los hijos. Gran número de peleas procede de fases de aburrimiento

profundo. Además de amor, confianza y sentimiento de valor, los hijos

necesitan actividades interesantes que los estimulen y ocupen su tiempo.


Durante los feriados o fines de semana hay que planear con antici-

pación algo que rompa la rutina y que todos disfruten de ello.


A veces hay bastantes cosas, juegos, deportes, un buen programa

de televisión, reuniones en la escuela o iglesia, excursiones, lecturas

estimulantes y otras sugerencias que saldrán de la imaginación del pa-

dre o de la madre. Debemos recordar exigirles alguna responsabilidad

o trabajo designado que se realizará antes de cualquier otro movimiento.

3) La lucha por el poder. Los padres deben mandar y los niños

desde muy pequeños quieren salirse con la suya. La lucha por el poder

tiene dos causas. Una es la posición inferior en que se encuentra el hijo

y su sentimiento natural de pequeñez. Como es débil con relación a

sus padres trata de hallar maneras de aumentar su confianza y mostrar

que puede realizar cosas. La otra causa es que todos preferimos hacer

lo que queremos; no nos gusta que nadie nos diga lo que tenemos que

hacer; ser como nuestros propios dioses.

La autoridad paterna es algo que se gana. Si ganamos por la fuerza,

los niños pierden. Su confianza en ellos mismos es aplastada y desa-

rrollan sentimientos de resentimiento contra nosotros y toda autoridad.

Nuestra tarea es ganarnos a los niños, no vencerlos.

4) Para llamar la atención. El hijo tiene una necesidad o un deseo

y no recibe satisfacción. Se siente desanimado y entonces actúa de

forma que llama la atención de modo exagerado. Él sabe que le pres-

tamos más atención cuando es violento que cuando es sumiso.

Los muchachos necesitan darse cuenta de que son queridos y son

parte integral de la familia. Ellos quieren ser escuchados, atendidos,

que les dediquemos calidad de tiempo y que los tengamos en primer

lugar en las decisiones.

5) La trampa de la televisión. La televisión de modo selectivo

puede ser una influencia positiva y efectiva como instrumento educativo.

Pero también es una de las fuerzas de nuestra cultura que con sutileza

puede desparramar a la familia y privarnos de tener tiempo para dedi-

carlo a actividades constructivas y educativas que podríamos disfrutar

juntos.

Las investigaciones concluyen que un régimen pesado de televisión,

con la violencia que enseña, instila temor en los niños y hace que sean

suspicaces de los otros y teman más ser victimas de actos de violencia.

Agosto, 1999.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel