REGALOS RECOMENDADOS PARA LA MADRE

El tema de la madre lo he tocado varias veces porque considero

que las mamás son personas especiales, pero a quienes no se da

el reconocimiento debido.

Hay madres que son olvidadas durante mucho tiempo con la excusa

del trabajo, de la distancia, de la falta de dinero, de las enfermedades

o de cualquier otra razón justificable o no.

Y únicamente en el Día de la Madre se acuerdan de su deber y con

un obsequio quieren compensar la indiferencia de todo el año. Los

centros comerciales se llenan de clientes ansiosos en conseguir un regalo

para sus madres que sea bueno, bonito y barato, especialmente las

personas con menor capacidad monetaria. Por el contrario, hay también

individuos que pueden comprar un presente de un precio más elevado,

dependiendo del bolsillo y de la generosidad para con sus mamás.

Lástima que las fiestas importantes han terminado en orgías económicas.

¿Por qué surge este comportamiento? ¿Por qué la madre no tiene el

valor de que gozaba anteriormente? ¿Por qué ya no se le venera ni se

le respeta como una criatura amable hecha por Dios para aliviar el

dolor de la humanidad?

Tendríamos que volver al trillado asunto de la pérdida de valores

morales y religiosos, como también a la influencia de los medios de

comunicación que fomentan la violencia, el sexo, las drogas, y el con-

sumismo. Asimismo podríamos agregar que la familia no está cum-

pliendo eficientemente su labor como formadora y orientadora y que

los padres están fallando en inculcar sentimientos de honra, obediencia

y veneración en sus vástagos para con sus progenitores.

Como madre yo me sentiría colmada y realizada si mis hijos

desarrollaran las siguientes cualidades: a) A los hijos solteros les

pediría que fueran generosos, amables, honestos, trabajadores o

estudiantes responsables, cariñosos, serviciales y comunicativos.

b) A los casados les solicitaría que tuvieran además una preocupación

especial por inculcar a sus hijos los principios morales y religiosos que

se necesitan para distinguir el bien y el mal.

Me agradaría que los consejos que recibieron de sus padres los

estuvieran transmitiendo a sus descendientes. También llenaría mi alma

si contemplara a un hijo mío apoyando en todo sentido a su padre,

madre, hermano o hermana, ya sea moral, económica o físicamente

con solicitud y cariño; o si ayudara a personas extrañas necesitadas o

marginadas, con una generosidad altruista.

Revisemos nuestra conducta y nuestro comportamiento como pa-

dres y como hijos. Pensemos cómo deberíamos cambiar y sobre todo

démosle a las madres, durante todo el año, los regalos recomendados

más arriba...

Junio 2005.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hace veinticinco años murió, como mártir en El Salvador, Monseñor Óscar Romero, un gran creyente en Cristo pero, sobre todo, alguien que volvía a hacer real en la historia, dos mil años después, a Jes

La vida de Sor Margarita ha llegado a su final. La luz que irradió durante su presencia en el mundo se apagó lentamente, dejando una estela de generosidad, de gracia y de sencillez. Así como las sombr

Muchas veces mis lectores preguntan sobre mi vida, así que hoy comentaré algo sobre mí misma. Soy una mujer viuda desde hace cinco años. Sentí muchísimo la partida de mi esposo. Estuvimos casados más