REALIDAD DE NUESTRO PRESIDIO

En el penal sampedrano existen 1900 reclusos, entre ellos 100

mujeres y 180 jóvenes mareros, pero solamente 10% de ellos y

ellas están sentenciados.

Hay un incremento mensual de 15 personas, en su mayoría jóvenes

menores de 25 años.

Los delitos más comunes por lo que esas personas están privadas de

su libertad son: posesión y tráfico de drogas, robos, estafas, homicidios,

secuestros y otros.

Hay muchas carencias en este centro penitencial que si se proporcionaran la situación sería muy diferente: faltan programas de

rehabilitación, falta reglamento interno, falta un médico o médicos permanentes y enfermería, hay escasez de medicamentos, otros.

Las consecuencias de esta indiferencia y falta de atención son las

siguientes: enfermedades infecto-contagiosas, mala alimentación, falta

de higiene, violación de los derechos humanos, altos niveles de

corrupción, alto nivel de promiscuidad entre ellos y ellas, alto consumo

de drogas y venta de la misma.

El centro penal es el reflejo de una sociedad insolidaria ante la

situación de dolor y miseria de sus hermanos y hermanas.

Hay una pastoral penitenciaria que está tratando de lograr los siguientes

objetivos: anunciar en el mundo penitenciario el mensaje del Evangelio,

cuidando el testimonio de vida; brindar a los privados de libertad la

posibilidad de un crecimiento espiritual; promover una acción integral

a los internos y a sus familias favoreciendo su rehabilitación y reintegración social y familiar; procurar recursos educativos, de formación y

capacitación para favorecer la rehabilitación de la persona; apoyar en

materia legal a los internos y familias; luchar para que mejore su calidad

de vida; crear conciencia en la sociedad para que se solidarice y apoye

al mundo penitenciario; establecer relaciones con la Iglesia para crear

conciencia en los ámbitos parroquiales y diocesanos sobre la necesidad

de responder a la realidad penal; promover la formación integral de

los agentes de pastoral.

Hay algo digno de mencionar en este centro penitenciario y es la

diversidad de actividades que se llevan a cabo para ayudar a los habitantes en su rehabilitación social y religiosa: panadería Liberpán (yo

he comido de su pan y es bastante bueno); sastrería Justa Medida;

escuela y colegio (primaria y secundaria – Educa Todos); clases de

inglés; cuadro de danzas y grupos de teatro; biblioteca; talleres de

capacitación; oficina de atención legal; visitas a familiares; apoyo en

salud; celebraciones cívicas y religiosas; comunidades de formación

cristiana.

Finalmente, creemos que la sociedad en general muestra una actitud

indiferente, mezquina, anti-cristiana frente al sufrimiento, dolor, miseria

y carencia de derechos básicos de esta parte de nuestra gente que no

tiene voz ni apoyo de casi ningún grupo social o religioso. Su dolor y

miseria claman a nuestra sensibilidad para responder en alto grado a

sus necesidades. Seamos todos el buen samaritano y no cerremos

nuestros ojos a esta cruel realidad.

Octubre 2002.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel