QUERIDAS MAMÁS

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más

complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre

significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a ser

personas útiles a la sociedad, los mejores adultos posibles. Ser madre

significa poner prioridades sobre nuestras necesidades y deseos y

cumplir primeramente las de los hijos. Ser madre es tener ocupadas

todas las horas del día y parte de las de la noche. Ser madre es practicar

la justicia, el buen humor y el equilibrio entre los diferentes hijos y el

otro cónyuge. Ser madre es tener la suficiente madurez espiritual y

religiosa para encaminar a los niños a crecer en la fe y en el servicio a

los demás.

Las madres son seres humanos con defectos y virtudes. No pueden

ser súper-madres. Nadie es perfecto y la madre tampoco lo es. Más

bien, el mito de la mamá perfecta no es bueno y no se basa en la

realidad. Las madres que tratan de ser súper-heroínas por lo general

son personas irritables, tensas y cansadas, porque se exigen demasiado

de ellas mismas y de sus esposos e hijos.

Como todo ser humano y especialmente por su misión tan difícil, las

madres necesitan de todo el apoyo necesario de su familia y de sus

amigos íntimos. Necesitan un espacio propio para recuperarse y poder

manejar mejor las exigencias sobre el tiempo y las energías. La

participación del esposo con su familia es muy importante para el

bienestar de la familia.

Podemos mencionar algunas sugerencias que pueden ayudar a aliviar

la tensión y mantener la armonía en el hogar:

El amor es el ingrediente principal, aunque hay situaciones donde es

difícil actuar con amor. Pero cuando usted hable o razone con los

niños, recuerde que usted es la mayor influencia positiva en sus vidas.

La risa es otro ingrediente importante.

El humor es muy bueno para toda relación. No debe tomarse muy en

serio pues algunas veces usted deberá relajarse y reírse, y animar a los

muchachos a que también ellos se rían.

Cuidar su matrimonio. Para desarrollar sus vidas normalmente los

hijos necesitan un hogar feliz, maduro, centrado, con padres cariñosos.

Cuidarse a sí misma. La madre debe cuidar su salud física y mental

para poder ser una persona positiva en la vida de su familia. Si necesita

ayuda, búsquela entre familia, amistades o profesionales.

La oración es importante porque le recuerda el amor de Dios por

usted y todos los suyos y le da valor cuando sienta temor o tensión.

Ore a solas pero también con su esposo y sus hijos.

En este Día de las Madres elevemos esta oración anónima para

bendición de todos nuestros hijos y nietos:

“Padre, te doy gracias por mis hijos, me los das dado para amarlos,

cuidarlos y criarlos para tus propósitos. Concédeme la gracia de

amarlos a cada uno como Tú quieres que los ame. Concédeme la

dedicación para responder a sus necesidades. Concédeme la sabiduría

para guiarlos hacia tus planes para sus vidas. Concédeme la felicidad

profunda de ser la madre de ellos. Amén”.

Mayo 2010.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel