MUNDO DE LOS ADOLESCENTES

Todos los padres o casi todos nos ponemos muy contentos y

experimentamos un enorme regocijo cuando nos nace un hijo en

el hogar. A medida que va pasando el tiempo concebimos grandes

esperanzas en cuanto al futuro de nuestros hijos y confiamos en que

tendremos una cordial y cariñosa relación con ellos.

No obstante, esa armonía dura poco. Casi en el momento en que

nuestro hijo y nosotros hemos aprendido a vivir juntos y nosotros con

él, llega un momento en que toda esa dulzura se termina. Aquel niño

atento, obediente y cooperador en todo sentido, de repente se vuelve

poco comunicativo, irascible, solitario y desconocido.

¿Qué pasó, qué le sucedió a nuestro niño?

Esta personita de dónde ha salido, ya no la conocemos, no la

comprendemos.

En este instante en que el padre o la madre se sienta ignorado,

frustrado o alejado, en que parecen hablar idiomas diferentes y sientan

la tentación de hacer lo mismo, de pagarle con la misma moneda, es

cuando más se necesita la comunicación.

El adolescente quiere mandar, tener la última palabra, imponer su

voluntad. Y el padre insiste en enseñarle lo correcto y lo mejor. Puede

suceder que ninguno de los dos quiere ceder en su posición, admitir

que el otro tenga razón y termine en una lucha de voluntades. Mucho

cuidado con esta actitud, la relación entre padres e hijos debe basarse

y fortalecerse en una relación de amor. El adolescente necesita un

campo de prueba, un lugar para practicar su independencia, alguien a

quien retar pero que considera un opositor valioso, alguien cuya

sabiduría él respete, cuyo juicio estime y cuya admiración le gustaría

lograr.

Si como padres recordamos esto, podremos conservar nuestro

aplomo, sostenernos en nuestro lugar, ser amorosos pero no débiles,

fuertes sin exigencia, comprensivos pero no entregados ciegamente o

permisivos, según Martha Smock. En esta época moderna existen

numerosas tentaciones que hacen actuar a los jóvenes de un modo no

aceptable a los padres. Por ejemplo, amigos raros, salidas frecuentes

desconocidas, adicción a internet o sus juegos, actitudes sospechosas,

malas notas en el colegio, etc., en que el padre siente que le es imposible

aprobar o condonar las acciones de su hijo. Muchas veces si el deseo

de los padres de que el hijo actúe de manera aceptable es grande,

mayor es el del hijo de tener la aprobación de sus padres.

Los adolescentes no quieren identificarse con el fracaso, la crueldad,

la ignorancia o la fealdad. Quieren vivir en un mundo lleno de significado,

de principios en donde la gente sea feliz y amable. Algunas veces los

padres están continuamente regañando y corrigiendo a sus hijos. El

adolescente necesita visión, su futuro, verse a sí mismo desde un punto

de vida correcto. Puede que tenga un sentido de fracaso acerca de sí

mismo porque le señalamos faltas continuamente. Aquí es donde somos

nosotros los que necesitamos visión.

Tenemos que pensar en nuestros hijos, ante todo, como hijos de

Dios, como seres espirituales. Debemos recordar que son almas

atraídas a nosotros por alguna razón. No por casualidad somos sus

padres o es nuestro hijo. Dios nos ha dado la responsabilidad de cuidar

y proveer a nuestros hijos durante sus años de crecimiento en un sentido

real. Hagamos lo mejor...

Junio 2011

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel