MUJER, DESARROLLE SUS IDEALES

Muchas veces sentimos las mujeres que nuestro trabajo como

amas de casa es tedioso, sin reconocimientos, sin excitación y

sin utilidad aparente. Nos comparamos con mujeres que trabajan fuera

del hogar y nos parece que ellas sí tienen una vida fascinante, glamorosa

e interesante.

Sin embargo, ser madre, esposa, hija, chofer, enfermera, maestra,

entretenedora social, consejera, compañera, administradora, cocinera

y todas las demás funciones que conlleva ser ama de casa, es la

profesión más noble y la más importante para toda mujer.

Y no nos equivoquemos: timonear un hogar es un arte; se requiere

talento, amor, paciencia y esfuerzo para conducirlo sabiamente. Ser

formadora de voluntades y forjadora de caracteres de los hijos es

proveer a la sociedad de elementos capacitados, educados y útiles

que desempeñarán en un futuro próximo un papel estratégico en las

actividades sociales, políticas y económicas.

Suele suceder, también, que a medida que transcurre el tiempo vi-

sualizamos que nuestros desvelos y preocupaciones no han sido fruc-

tíferos; el esposo gana el mismo sueldo desde los últimos años, los

hijos tienen intereses fuera de la casa, no hay buena comunicación ni

relaciones estrechas entre los miembros de la familia.

Entonces vemos con envidia a aquellas mujeres que tienen otras

actividades fuera de su círculo familiar y pueden sobrellevar mejor los

problemas caseros, porque se entretienen con otras satisfacciones:

trabajo, carrera, labor social, etc.

Cuando nos veamos en esa situación recordemos que podemos

cambiarla. Todas tenemos talentos y debemos descubrirlos y

desarrollarlos. No hay duda alguna de que todos, hombres y mujeres,

tenemos muy dentro de nuestro interior esperanzas y talentos jamás

realizados.

Pues ahora es el momento propicio para desarrollar esa creatividad

en el arte, las letras, pintar, bordar, costurar, servir a agrupaciones

sociales o religiosas, empezar un negocio, recibir clases, aprender

música. No hay nadie que sea tan pobre de espíritu que no pueda dar

algo; no hay tampoco nadie tan rico que no desee recibir un regalo

gratis.

Escriba una lista de sus tareas y organice sus labores de modo que le

dejen tiempo libre para empezar esa actividad anhelada desde hace

tiempo. Emplee ratos de su tiempo libre en hacer aquellas cosas que

siempre deseó hacer y que no pudo por falta de tiempo o de estímulo.

Si no puede sola, sería conveniente buscar una socia.

Encontrar otros horizontes le ayudará a rejuvenecerse y estimularse,

a crear intereses distintos y a levantar su ánimo. Y no se ponga límites,

pues con la práctica logrará adquirir habilidades, creatividad y

entusiasmo.

Platique con su esposo y con sus hijos de su propósito, explicándoles

que tendrá una vida más plena, animándoles a participar con su ideal.

Ojalá que su marido no sea egoísta y sí la apoye. De todas maneras,

cumpla sus metas para ejemplo de sus hijos.

Cuando la mujer amplía y desarrolla sus talentos se hace más

interesante, su conversación es más rica, su actitud es más generosa y

su entusiasmo beneficia a todos los miembros de la familia y amistades.

La ven ahora con ojos diferentes, la admiran, la consultan y tratarán

de fijarse metas como usted y las cumplirán.

No espere más. Use sus talentos escondidos. Dios le pedirá cuenta

de ellos. Que su resolución sea terminar una etapa de su vida negativa

y empezar una nueva llena de esperanza. Recuerde que usted puede

hacerlo. Sea una persona diferente, una mejor mujer... Su alegría no

tendrá límites...

Abril l995.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hace veinticinco años murió, como mártir en El Salvador, Monseñor Óscar Romero, un gran creyente en Cristo pero, sobre todo, alguien que volvía a hacer real en la historia, dos mil años después, a Jes

La vida de Sor Margarita ha llegado a su final. La luz que irradió durante su presencia en el mundo se apagó lentamente, dejando una estela de generosidad, de gracia y de sencillez. Así como las sombr

Muchas veces mis lectores preguntan sobre mi vida, así que hoy comentaré algo sobre mí misma. Soy una mujer viuda desde hace cinco años. Sentí muchísimo la partida de mi esposo. Estuvimos casados más