MADRE DE HONDURAS

El Comité Sampedrano de Mujeres me eligió Madre de San Pedro

Sula para el período 2009-2010 y debo confesar que me sentí

muy emocionada y honrada con tal reconocimiento.

Al principio no quería aceptar porque, como ya lo he expresado

antes, todas las mujeres, con muy raras excepciones, merecen ser

madres del año por su labor de sacrificio, abnegación, amor y respon-

sabilidad. Todas las madres han hecho muy buen papel y han

desarrollado hijos honestos, trabajadores y útiles a la sociedad. La

madre actúa de tal manera porque es la criatura que más se parece a

Dios, como dice el “Himno a la Madre”, porque no puede haber en

la tierra una imagen más clara de Dios.

Inmediatamente después del nombramiento aquí en San Pedro Sula,

me enviaron a competir a Tegucigalpa con madres nominadas a nivel

nacional. Hay cuatro títulos que salen de esta elección: Madre

Campesina, Madre Prolífera, Madre Profesional y Madre de Hondu-

ras. Esta actividad depende exclusivamente de la Federación de Aso-

ciaciones Femeninas Hondureñas, agrupación cultural de gran pro-

yección nacional.

Nunca me imaginé que yo terminaría siendo Madre de Honduras.

Fue una experiencia inolvidable. Sentí mucho calor humano, mucho

cariño de personas que me conocían y de personas que no me conocían.

Las ceremonias fueron impresionantes, con la Marimba de la Policía

Nacional, la Banda de los Supremos Poderes y la presencia de los

Cadetes Estudiantes.

Recibí ese reconocimiento con alegría y humildad en nombre de

todas las madres marginadas, pobres, humilladas, abusadas, ignoradas,

ultrajadas, golpeadas, escondidas, a las que nadie las identifica, a las

que no se les ha dado ningún estímulo o reconocimiento pero que

deberían recibir todos los elogios del mundo, por su labor silenciosa

como madres generosas, entregadas, abnegadas y sacrificadas.

Hagamos un esfuerzo para que en cada hogar de Honduras la madre

ocupe el primer sitio, para que todos la obedezcamos y respetemos,

para que nos sintamos felices de cubrir de la mejor manera sus

necesidades y para que nunca derrame una sola lágrima por causa de

nuestro mal comportamiento, nuestro maltrato o nuestras ingratitudes...

Un hogar donde así se trate a la madre será, sin la menor duda, un

hogar bendecido por Dios, un hogar donde reinará la comprensión y

la paz, un hogar cuyo ejemplo sea imitado por los demás y esto

contribuirá para que Honduras sea la patria con que todos soñamos,

especialmente en estos momentos difíciles que estamos viviendo.

Mi eterno agradecimiento al Comité Sampedrano de Mujeres y a la

Federación de Asociaciones Femeninas Hondureñas por su apoyo y

su elección. Quedo en deuda con Honduras...

Junio 2009.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel