LOS POBRES, EL CORAZÓN DEL PUEBLO

La pobreza no significa solamente carencias económicas. La

pobreza cubre una violación de derechos humanos en gran escala.

Derechos tan sencillos como el acceso a la educación, a la salud, al

trabajo, a la vivienda con agua potable y servicios sanitarios, a la libertad

de expresión, de transporte, de religión y a la de ser oído y atendido

por las naciones ricas.

Las cifras de la pobreza son cada día más abrumadoras. En Brasil,

según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD),

el 10% más rico es propietario del 46% del ingreso nacional, mientras

que el 50% de la población sólo tiene el 15%. En Argentina las cifras

de desigualdad han escalado en la década del noventa y han incidido

fuertemente en el ascenso de la pobreza. Según las últimas cifras del

INDEC, en Argentina: el 70% de los que trabajan ganan menos de

700 pesos al mes. El 58% de la población (21 millones) es de pobres.

El 75% de los niños menores de 14 años son pobres. Mientras que en

1998, el 29% de los pobres eran indigentes (es decir, ganaban menos

de 226 pesos al mes) ahora alcanzan el 44%, o sea que hay más de

nueve millones de indigentes.

En otros países latinoamericanos, según la revista Mensajero, los

números también resultan altamente preocupantes. Y fuera del

continente americano las cosas no van mucho mejor: el mapa de la

miseria se extiende como una mancha de aceite por todo el mundo. Ya

hace rato que la ONU viene reclamando a las naciones ricas la

condonación de las deudas de los países pobres y exigiendo que se

promuevan inversiones en seres humanos, es decir en salud, educación

y seguridad.

Don Pedro Casaldáliga, de Brasil, dice que cada uno de nosotros

debemos dar nuestra contribución.

Cada uno de nosotros tiene una obligación de conciencia consigo

mismo y con el entorno de elegir hacer lo que le gusta, para sentirse

feliz y para ser útil a los demás.

a) No se puede separar la espiritualidad de la pastoral ni la fe de la

política. Estas dicotomías le han hecho muchísimo mal a la Iglesia. b)

Si no cambiamos nuestro modo de sentir y de pensar, dejaremos de

sentir y de pensar. c) Cada uno tiene en su comunidad, en su entorno,

una misión única e intransferible que cumplir y que esa micro-propuesta

puede significar mejor calidad de vida para muchos. d) Las mujeres

están llevando la punta en esto de arremangarse y emprender

experiencias nuevas para crecer como personas, para mejorar su

situación económica, para compartir la lectura de la Biblia, arreglar

sus casas, fabricar pan, cortar una ruta para pedir un semáforo, o

golpear cacerolas para reclamar medicamentos para el hospital.

Como leemos en Lucas, “quien quiera oír, que oiga...”

Octubre 2003.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e