LOS DERECHOS HUMANOS INCLUYEN DERECHOS ECONÓMICOS

Después de varios años de reflexión y consultas, los obispos de

Estados Unidos publicaron una carta pastoral en donde

ofrecen un análisis moral de la economía de ese país y donde

enseñan el camino correcto en asuntos económicos, especialmente en

el desempleo, la pobreza, la seguridad social, el cultivo de la tierra y

las relaciones económicas internacionales.

Aunque Honduras no puede compararse con esta nación del Norte,

hay problemas que nos son comunes y cuyas soluciones muy bien

pueden ser aplicadas entre nosotros. Veamos algunas de las citas de

dicho documento:

“Sentimos el dolor y la esperanza de nuestro pueblo. Sentimos la

angustia de nuestras hermanas y hermanos que son pobres, sin empleo,

sin hogar, marginados. Nuestra fe nos invita a evaluar la economía, no

sólo en términos de lo que produce sino también por la manera en que

afecta la vida humana y juzgando si protege o mina la dignidad de la

persona.

Los pobres merecen especial cuidado y atención. Todos los

miembros de la sociedad tienen una obligación especial para con los

pobres y los débiles. Nadie puede llamarse cristiano y mantenerse

tranquilo mientras exista el hambre, la falta de techo, la inseguridad y

la injusticia.

Los derechos humanos incluyen derechos económicos. Los derechos

humanos son las condiciones mínimas para que exista la vida en co-

munidad. Todas las personas tienen derecho a la vida, alimentación,

techo, descanso, atención medica, educación y empleo. Creemos que

la persona es sagrada, siendo el más claro reflejo de Dios entre noso-

tros. La dignidad proviene de Dios. La economía debe servir a la

gente y no al revés.

¿Qué tiene todo esto que ver con usted y conmigo?

Según el Evangelio cada cristiano lleva la vocación de amar a Dios y

al prójimo de tal manera que se vean los frutos en la vida de la sociedad.

Más que nada, tal vocación constituye un cambio de corazón; una

conversión que se manifiesta en la alabanza a Dios y en hechos con-

cretos de justicia y servicio.

Salgamos de nosotros mismos para ir a los hambrientos, a los que

no tienen techo, a los pobres e impotentes, a los angustiados y vulne-

rables. Podemos hacer cuatro cosas para conseguir esto:

1) Servir. Como individuos, todos los ciudadanos deben ayudar a

los pobres por medio de actos de caridad y compromiso perso-

nal, pero no bastan la caridad privada y la acción voluntaria. De-

bemos colaborar colectivamente por medio del gobierno para es-

tablecer políticas públicas justas y eficaces, cumpliendo así con

nuestra responsabilidad moral de ayudar a los pobres y poten-

ciarlos.

2) Reflexionar. Cada uno de nosotros juega un papel, ya que cada

uno toma decisiones económicas todos los días. Es la vocación de

algunas personas, debido a su trabajo o a su puesto en la sociedad,

involucrarse de manera más decisiva en las decisiones que afectan

el bienestar de otros y hay que alentar y apoyar a dichas personas

en la búsqueda de una mayor justicia.

3) Orar. La tarea de confrontar la vida económica de este país con

la visión cristiana exige una profundización del íntimo vínculo entre

el culto y el mundo del trabajo.

4) Actuar. Pedimos a ustedes, creyentes, que como ciudadanos estén

bien informados y sean más activos, utilizando su voz y su voto

para hablar por los que no tienen voz, para defender a los pobres

y los débiles y promover el bien común. “Hemos sido llamados a

formar una conciencia crítica capaz de evaluar las políticas

económicas públicas y privadas por la forma en que afectan a los

más pequeños, extraviados y marginados de nuestra sociedad”.

Hagamos todo esto y más, de tal forma que la dignidad humana

florezca, que la persona humana sea servida y que los derechos humanos

incluyan derechos económicos.

Febrero, 1998.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel