LA VISIÓN EUROPEA

El sueño americano depende de la asimilación: asociamos el éxito

con la eliminación de nuestros antiguos lazos étnicos para

convertirnos en agentes libres del gran crisol estadounidense.

El sueño europeo, en cambio, se basa en la conservación de la propia

identidad cultural y en vivir en un mundo multicultural. El sueño

americano va unido al amor al país y al patriotismo. El europeo es más

cosmopolita y menos territorial.

Los Estados Unidos usan la fuerza militar para proteger sus intereses

vitales. Los europeos son más reacios a usar la fuerza militar y, en

cambio, fomentan la diplomacia, la ayuda económica y la asistencia

para evitar el conflicto, y las misiones de paz para mantener el orden.

El sueño americano es profundamente personal y se preocupa poco

por el resto de la humanidad. El sueño europeo es de una naturaleza

más expansiva y sistémica y, por consiguiente, va más ligado al bienestar

del planeta.

Siguiendo con las estadísticas de “El País”, “todo lo anterior no quiere

decir que Europa se haya convertido de repente en una utopía. A pesar

de toda su retórica sobre la conservación de la identidad cultural, los

europeos se están volviendo cada vez más hostiles hacia los inmigrantes

y los refugiados políticos recién llegados. El enfrentamiento étnico y la

intolerancia religiosa siguen estallando en diversas zonas de Europa.

El antisemitismo está aumentando nuevamente, al igual que la discrimi-

nación contra los musulmanes y otras minorías religiosas.

Aunque los europeos critican la hegemonía militar estadounidense y

lo que ellos consideran una política exterior presta a apretar el gatillo,

están más que dispuestos, cuando se presenta la ocasión, a dejar que

las fuerzas armadas estadounidenses protejan los intereses de seguridad

europeos. Además, muchos ciudadanos afirman que la maquinaria de

gobierno de la Unión Europea, con sede en Bruselas, es un laberinto

de papeleo burocrático.


A menudo se acusa a sus funcionarios de distantes y de no responder

a las necesidades de los ciudadanos europeos a los que supuestamente

sirven.

La cuestión no es si los europeos viven o no de acuerdo con su

sueño, Los estadounidenses nunca lo han hecho del todo. La cuestión

es más bien que Europa ha forjado una nueva visión del futuro que

difiere de la americana en aspectos esenciales. Estas diferencias son

cruciales para comprender la dinámica que ha empezado a desatarse

entre las dos grandes superpotencias del siglo XXI.

Hace 200 años, los fundadores de los Estados Unidos crearon para

la humanidad un nuevo sueño que transformó el mundo. Hoy, una nue-

va generación de europeos está creando un nuevo sueño radical, más

apto para enfrentarse a los retos que plantea el mundo cada vez más

interconectado y globalizador del siglo XXI”.

Noviembre, 2004.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e