LA MAYOR REALIZACIÓN

Yo siento que la mayor realización de la mujer es ser madre. No Yhay trabajo ni misión más importante que educar una familia con los principios y valores morales y religiosos necesarios para fortalecer la sociedad. La madre contribuye al mejoramiento, a la construcción y perfeccionamiento de la creación. Ella es la encargada de custodiar y transmitir la vida, de ofrendar los valores de Dios al hombre, de defender la justicia, de educar a los hijos con virtudes y principios ejemplares. La mujer es la transmisora de las tradiciones, el equilibrio entre lo material y lo espiritual. Las estadísticas enseñan que el número de divorcios crece año con año; que el Sida aumenta considerablemente en la población joven, a pesar de la cantidad de condones que se regala en todo el mundo; que el suicidio es la tercera causa de muerte en los adolescentes; que los abortos son más numerosos y los homosexuales aumentan. La causa de todos estos problemas se debe en gran parte a que la familia no está cumpliendo su misión de educadora y formadora. La influencia de los medios de comunicación, la violencia, la pornografía, las drogas, el consumismo contribuyen al deterioro actual de la base familiar. Hay una mentalidad en el ámbito mundial de que la mujer si tiene una profesión fuera del hogar es una mujer realizada, si se dedica sólo a las tareas del hogar es mujer frustrada. Sufrimos de una concepción sim- plista y falsa sobre la verdadera realización de la mujer. Ignoramos o no queremos aceptar que la proyección social más importante que posee la mujer es la de ser madre y educadora de sus hijos. La sociedad del futuro se construye sobre la base de la familia, en donde la mujer realiza una tarea insustituible. Luego, como consecuencia de la sobrevaloración de la profesión extra doméstica de la mujer, se da un irrespeto hacia aquella que libremente elige la profesión de ser esposa y madre y dedica lo mejor de su tiempo a la procreación y formación de sus hijos. Ignoran, quienes así piensan, que es en su función de madre y educadora como la mujer alcanza uno de sus más altos logros y por el cual merece el más grande respeto. La mujer se ha ido incorporando como fuerza de trabajo en la so- ciedad industrial. Ha demostrado su capacidad y sus dotes. Pero existe una gran incomprensión hacia la mujer casada que desea y necesita hacer compatibles sus dos profesiones, la del hogar y la del trabajo realizado fuera del hogar. La madre necesita hoy más que nunca ser comprendida, ayudada, porque su tarea exige el delicado balance entre dos profesiones y sólo lo podrá mantener si cuenta con el apoyo del lugar de trabajo y del entorno familiar. Mayo, 2007.

3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel