LA INFIDELIDAD EN EL MATRIMONIO

Actualizado: 18 nov 2021

Pocas infidelidades han tenido tanta trascendencia, repercusión y

consecuencias políticas, a nivel mundial, como el incidente sexual

entre el Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, y Mónica

Lewinsky. Considero que la gravedad y alcance de este hecho podrá

evaluarse a largo plazo, en el siguiente siglo, comenzando el tercer

milenio. Podría haber un desenlace próximo si le piden al presidente

renunciar a su cargo, pero creo que en el futuro cercano se verá todavía

más la profundidad y la seriedad del caso.

Al hablar de la infidelidad podemos afirmar que no es ninguna novedad

en el matrimonio. No ha surgido de la revolución sexual ni de la eman-

cipación de las mujeres. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio

vienen desde los comienzos del mundo. Con esta afirmación no es que

estamos justificando la infidelidad, sino solamente apuntando sus prin-

cipios. Y fatalmente, en la actualidad estas relaciones se han popula-

rizado y hasta exaltado más que en cualquier otro tiempo. Hay literatura

que dice: el adulterio es “saludable”, disfrútelo.

¿Qué efecto produce en el matrimonio la relación extramatrimonial?


La infidelidad es uno de los problemas más destructivos en el matri-

monio. Un alto porcentaje de divorcios en las parejas casadas se inicia

por una relación infiel. El dolor, la pérdida de la confianza, la humillación

y la frustración hacen presa de las personas implicadas. Todos los

actores sufren.

El cónyuge fiel se siente engañado, traicionado, con su integridad

interior muy baja, su amor propio herido en lo más íntimo, su valor

moral hundido, decepcionado, desesperado, impotente, culpable al

preguntarse si falló en algo, frígido para las relaciones íntimas. Sus

relaciones laborales, sociales y familiares se ven afectadas a tal grado

que los que están a su alrededor se dan cuenta que algo anda muy mal.

En los hijos también tiene una influencia negativa y nociva incluso

para sus relaciones y generaciones futuras.

Según Allan Petersen, son tres formas en que la infidelidad puede ser

desastrosa para el futuro de cualquier matrimonio:

1) “Inevitablemente causa dolor al otro cónyuge. Los matrimonios

hacen promesas de fe, de fidelidad, de apoyo, de amor eterno.

Cuando se entregan uno al otro lo hacen con el convencimiento de

que ninguno tratará jamás de perjudicar a su cónyuge; que cada

cual contribuirá para hacer al otro feliz y que juntos irán en busca

de realización. La primera violación de fe ocurre cuando uno de

los esposos da la espalda a su cónyuge en busca de otra amistad

íntima.

Un hombre no puede o no quiere hablar con su esposa sobre

asuntos que a él le preocupan mucho. Sin embargo, los discute

con otra mujer, cuya compañía disfruta. Este proceder acentúa

más la separación.

2) La infidelidad lo que hace es encubrir el verdadero problema.


En vez de buscar una sincera confrontación para aliviar el descon-

tento de un esposo o esposa, con todos sus riesgos y con todo lo

que tal confrontación pueda augurarles, ambos aceptan la infideli-

dad, uno en forma pasiva y el otro de manera activa. Juegan a la

fidelidad mientras buscan la satisfacción fuera del hogar.

3) La infidelidad destruye al cónyuge infiel. El cónyuge infiel oculta

sus relaciones para proteger a su esposa y salvaguardar su matri-

monio; en realidad está poniendo en práctica la peor clase de en-

gaño, el engaño de sí mismo.

La persona a quien no le importan mucho las cosas ni la gente puede,

por su concepto egoísta del amor, decirle a su esposa y a su amante

que las ama y de veras creérselo”.


Los esposos en esta situación tengan la madurez necesaria para exa-

minarse, enfrentarse y resolverla recordando las promesas hechas du-

rante la ceremonia matrimonial.


Noviembre,1998

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e