HABLEMOS DE LOS JÓVENES

Al decir jóvenes nos referimos a aquellos muchachos entre los 18

y 30 años, es decir, a los que se encuentran en la edad post-

adolescente y quieren hacerse mayores buscando su propia identidad.

Muchos de estos jóvenes pueden estar estudiando, o terminando de

estudiar, o ya se encuentran trabajando en alguna empresa o fábrica;

también los hay aquellos que están pasando por una situación precaria,

sin trabajo, problemas psicológicos, romances frustrados o falta de

orientación correcta.

No se puede generalizar la conducta de los jóvenes porque hay

muchos factores que influyen en su comportamiento, ideología, impacto

de la familia, sexualidad, medios de comunicación, internet, música,

globalización, consumismo, valores trastocados y necesidades

religiosas, afirma T. Anatrella.

Me parece que los jóvenes actualmente son más abiertos, disponibles

y generosos. Hablan de sus ideas con tranquilidad sin importar que no

sean del consenso general o de la opinión favorable del interlocutor.

Aspiran a relaciones auténticas y están en procura de la verdad

buscando en su propio interior.

A veces piden ayuda a sus padres, a pesar de experimentar una

cierta incomodidad en el trato con ellos. La mayor parte sigue viviendo

con sus padres, mientras otros, a pesar de vivir solos, aún son

dependientes. A menudo tienen necesidad de ser apoyados cuando se

encuentran confrontados con la realidad, para poderse aceptar, para

aceptar la vida y comenzar a actuar en la realidad.

Es muy difícil para ellos vivir en nuestra sociedad actual, que por

diversas razones cultiva la duda y el cinismo, el miedo y la impotencia,

la inmadurez y el infantilismo. Los jóvenes tienden a asirse a

modalidades de gratificaciones primarias y tienen dificultad en madurar,

entendiendo por madurez la personalidad que ha completado la

organización de las funciones principales de la vida psíquica y que por

lo tanto es capaz de diferenciar la propia vida interior del mundo

externo.

Los jóvenes de hoy son como las generaciones precedentes: capaces

de ser generosos, solidarios y comprometidos con causas que los

movilizan, pero tienen menos referencias sociales y sentido de

pertenencia que sus predecesores. Son individualistas, quieren hacer

su propia elección sin tener en cuenta el conjunto de los valores, de las

ideas o de las leyes comunes. Corren el peligro de caer en el

conformismo de las modas, como las esponjas que se dejan impregnar,

en vez hacer sus propias decisiones.

En su vida afectiva sufren de muchas dudas sobre la identidad, el

sexo y la familia. A veces tienen confusión respecto a los sentimientos

y no saben distinguir entre una atracción a nivel de amistad, un

enfatuamiento o un sentimiento amoroso verdadero.

Los jóvenes necesitan modelos de adultos honestos, maduros,

serviciales, íntegros, religiosos, para transmitirles los valores de la vida,

la armonía de vivir y el gozo de servir. Con estos ejemplos los jóvenes

pueden ser inspirados y llegar a ser las personas útiles que tanto

necesitan nuestro país y el mundo en general...

Abril 2011.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Hace veinticinco años murió, como mártir en El Salvador, Monseñor Óscar Romero, un gran creyente en Cristo pero, sobre todo, alguien que volvía a hacer real en la historia, dos mil años después, a Jes

La vida de Sor Margarita ha llegado a su final. La luz que irradió durante su presencia en el mundo se apagó lentamente, dejando una estela de generosidad, de gracia y de sencillez. Así como las sombr

Muchas veces mis lectores preguntan sobre mi vida, así que hoy comentaré algo sobre mí misma. Soy una mujer viuda desde hace cinco años. Sentí muchísimo la partida de mi esposo. Estuvimos casados más