GRÁBALO EN PIEDRAS

Cuenta una historia anónima que dos amigos iban caminando

por el desierto. En algún punto del viaje comenzaron a discutir,

y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin

decir nada, escribió en la arena:

––Mi mejor amigo me dio hoy una bofetada.


Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde deci-

dieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a aho-

garse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en

una piedra:

––Mi mejor amigo hoy salvó mi vida.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:


“Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una pie-

dra. ¿Por qué?”


El otro amigo respondió: Cuando alguien nos lastima debemos es-

cribirlo en la arena, donde los vientos del perdón puedan borrarlo.


Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo

en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.

Aprende a escribir tus heridas en la arena y grabar en piedra tus

venturas. Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial,

una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera

para olvidarla. Envía esta frase a la gente que nunca olvidas y recuerda

regresarla a la persona que te la envió. Es un mensaje corto para que

sepan que nunca los olvidarás.

Si no se lo envías a nadie significa que tienes prisa y te has olvidado

de tus amigos. ¡Tómate tiempo para vivir! Este día he sido honrado

con la amistad de mucha gente maravillosa, entre ellas tú. Considera

esto grabado en piedra.

En relación a los amigos, Luis Actis dice: “Si en tu camino encuentras

algún día un alma hermana, un alma que te comprenda, un corazón

que sienta y un espíritu que vibre con tu misma idealidad, ábrele de

inmediato las puertas de tu corazón y adormécele entre algodones de

cariño, para que no se vaya. Es tan difícil que encuentres una amistad

desinteresada, sincera, espiritual que piense con tus mismas ideas, se

inquiete con tus mismas inquietudes y se agite con tus mismos entu-

siasmos, que si alguna vez Dios te la pone en el camino, te conjuro a

que no la pierdas, porque habrías perdido el mejor de los tesoros

humanos...

¡Oh, cuídala, si la encuentras, como a tu propia alma! Para ella reserva

todas las delicadezas y finuras de tu espíritu. Nunca creas haber hecho

lo suficiente para el alma que te brindó la sinceridad de su afecto. Es

tan hermoso pasar por la vida en compañía de un alma que nos entiende

y que nos ama...”.

Febrero, 2004.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel