ESPACIOS LIMPIOS

Al comenzar cada año siempre hago una lista de proyectos,

metas y trabajos que quiero alcanzar, realizar y terminar du-

rante ese determinado tiempo. No logro cumplir todos mis

objetivos pero procuro trabajar y terminar algunos de ellos. Este año

el tema principal fue la limpieza: desocupar gavetas, armarios, des-

pensas, escritorios, archivos y todo lo que contenía papeles, cartas,

notas, artículos viejos, ropa sin usar, mil cosas que había ido guardando

y atesorando a través de muchos años.

Aprendí de mi madre, y de manera compulsiva, a almacenar todo

detalle que llegó a mis manos. Todo era útil y necesario. No podía tirar

ninguna cosa porque mis hijos, nietos o parientes tendrían necesidad

de mis tesoros y yo me sentiría feliz al ayudarles.

Así fueron pasando los años. Cuando mi mama murió nos tocó

limpiar su casa. Revivimos muchos momentos, memorias olvidadas a

través de sus pertenencias, papeles viejos, fotografías antiguas, vajilla

y cerámica rotas, libros en italiano, en fin mil cosas que hablaban de

una época pasada y definían el carácter de la dueña del hogar. En esa

oportunidad, hice también una limpieza general en mi casa, cuando

contemplé toda la basura que mi madre había acumulado durante tantos

años. Y decidí no acumular más chatarra.

Pero pronto se me olvidaron los buenos propósitos y los papeles

siguieron acumulándose. Por eso este año he estado trabajando en

limpieza. Me sorprendí rompiendo papeles viejos, sacudiendo cajones,

hurgando en mi pasado y echando a la basura lo que en algún momento

guardé y ahora lo desecho. Rompí cartas y tarjetas de mi esposo, de

mis hijos y nietos, de mis hermanos, de mis sobrinos, invitaciones de

boda y graduaciones, flores y folletos de bautismo, boletos de ópera,

de hoteles y parques internacionales, manuales de artículos eléctricos

que ya no existen, oraciones y estampas de defunciones, calificaciones

de mis hijos, llaveros, rosarios, abanicos, cajitas y otras miles de cosas

sin utilidad.

Lo mejor de todo este proceso es que puse orden y obtuve espacios

limpios, nítidos para cosas nuevas y mejores que algún día serán parte

de mi pasado pero que trataré de usar pronto.

Igual que en casa, los seres humanos atesoramos por años senti-

mientos negativos como el odio, el egoísmo, la envidia, la vanidad,

obstruyendo el espacio para el amor, la compasión, el perdón y el

servicio.

Si tenemos orden en la casa y limpieza en nuestros sentimientos,

tendremos espacio para llenarlo con lo mejor de nosotros, primero

con un gran lugar para Dios, después otro para la familia y los amigos,

todo con sus prioridades.

Hoy es un buen día para limpiar cajones y nuestro corazón...

Septiembre, 2007.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e