EMPRESARIOS Y TRABAJADORES MODELOS

El bien hacer. Haga las cosas bien. Si va a nadar hágalo bien y si va

a estudiar hágalo bien y si va a hacer el amor hoy en la noche,

hágalo bien, entréguese al bien estar. Las gentes que son un bien ser y

dan a la familia y a su escuela más de lo que recibieron, llegarán a este

paso, y quienes siguen estos tres pasos en este orden, tarde o temprano

llegarán a lograr el bien tener.

En cada acto importante de la vida plante un árbol: cuando se case

plante un árbol, cuando nazca un hijo suyo plante un árbol, cuando

entre a la primaria plante un árbol, antes de cualquier evento realmente

importante plante un árbol. A ese árbol lo quiere porque significa mucho

para usted. Pero si ese árbol lo siembra el gobierno, le importa un

comino. Hagamos nuestras propias cosas para que las amemos.

La religión. ¿Cuál es la diferencia entre los trabajadores japoneses y

los latinos? Los sindicatos de latinos presentan pliegos de peticiones y

los sindicatos japoneses presentan pliego de ofrecimientos. ¡Pequeña

gran diferencia! Si fabrican 1000 automóviles, los japoneses ofrecen

fabricar 1200. Los latinos piden más días no laborables, más

vacaciones, más aguinaldo, que nuestro cumpleaños nos lo paguen

triple y no trabajarlo.

Hay muchos jóvenes que llegan a tener 20 años y que ya son adultos

y ya no pueden. Porque desde chiquitos estuvieron escuchando todos

los días eres un tonto, eres la vergüenza de la familia, siempre te aplazan.

Entonces ese joven llega a ser grande y como el elefante a determinada

hora nada más sale a trabajar, da las vueltas que tiene que dar, ni una

más ni una menos, mueve la trompita, termina y se lo llevan a la paja y

alguien le trae de comer.

Así hay muchos empleados que nada más hacen lo esencial. ¿Qué

deben hacer?

Que el objetivo de hoy sea ser felices y disfrutar lo que hacen, prepárense para que su objetivo de vida no sea que den las cinco de la

tarde. ¡Qué triste! Mi gente sabe que son ayudantes de Dios, que

todos los días están creando productos que dan alegría a los demás.

Tenemos que cambiar la mentalidad de la gente, especialmente de

los jóvenes universitarios. Tienen que crear sus propias empresas. Tenemos una obligación con nuestra nación. Yo conozco a muchos árabes,

israelitas, españoles que llegaron a estos países con una mano delante

y la otra atrás, sin amigos, sin conocer el idioma, pero con una fe en sí

mismos y trabajando mucho son ahora los empresarios de estas naciones.

Yo hablo con mis trabajadores y he aprendido mucho de ellos. Cada

vida es una enseñanza. La obligación del empresario, los que tuvimos

la fortuna de haber estudiado, no es nada más hacer dinero. Es trabajar

y trabajar y dar educación.

Agosto 2008.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel