ELECCIONES INTERNAS

Gracias a Dios ya hemos llegado al final de las campañas políticas

y la votación de las elecciones internas tendrá lugar este

domingo 20 de Febrero para elegir candidatos a la Presidencia

de Honduras para el periodo 2006-2010.

Y digo gracias a Dios porque ya estamos cansados de tanta publicidad

y propaganda en televisión, prensa, radio, afiches, canciones y con-

centraciones, aparte de los millones de Lempiras que se han gastado

en dichas campañas.

Estas elecciones prometen ser diferentes por varias causas: por la

cantidad mayor de candidatos, por la figura del vicepresidente, por el

sistema de apartados (parece lotería, sorteo de bingo o ruleta), por

los atributos físicos de los candidatos, por las ridículas frases insípidas

y vacías, por la falta de programas de trabajo o metas para mejorar

este país y por el interés exagerado en llegar a la presidencia de per-

sonas sin méritos reconocidos y sin personalidad.


Debemos recordar que estamos escogiendo las personalidades que

regirán a Honduras durante los próximos cuatro años y que de ellos

depende en gran parte el futuro mejoramiento económico, social y

cultural de nuestra gente.


Para elegir correctamente debemos analizar los atributos y las tra-

yectorias de cada candidato y votar por el mejor, por el más capaci-

tado, por el más preparado, por el más honesto, por el más humano,

por el más cristiano, por el más trabajador, incluyendo las mujeres.

Hay que olvidarse de las caras bonitas, de los maquillajes, de los

chocoyos, de las palabras y promesas que no se cumplirán, de los

abrazos forzados, de las fotos familiares y de todo aquello que no es

auténtico. Podemos tener dificultad para encontrar esta persona ideal,

pero entonces escoger el menos malo sería la solución.


Hay quien recomienda votar por los partidos pequeños para hacer

un equilibrio en el poder. Vivimos en un ambiente democrático y hay

que mantenerlo así pero con la mejor escogencia.

En estos momentos decisivos para hacer el mejor papel, debemos

recordar lo que predicó aquel pastor que tenía valor para decir la

verdad:

“Hemos llegado a reversar los valores morales y religiosos, a lo que

es malo ahora le llamamos bueno. Explotamos al pobre y decimos que

nos ganamos la lotería. Premiamos a los perezosos y le llamamos be-

neficencia social. Matamos al no nacido y decimos que es nuestra

decisión. No disciplinamos a nuestros hijos y decimos que les estamos

dando autoestima. Abusamos del poder y nos llamamos políticos. En-

vidiamos las posesiones del vecino y somos ambiciosos. Contaminamos

nuestro ambiente con profanaciones y pornografía y lo llamamos libertad

de expresión. Hemos ridiculizado las tradiciones de nuestros antepa-

sados y decimos que es iluminación”.

Por favor, hagan un buen análisis, escojan al mejor y no dejen de

votar...

Febrero, 2005.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e