EL VALOR DEL SILENCIO

Como vivimos en el siglo por excelencia de las comunicaciones,

(de la palabra hablada y escrita, de la televisión, de los ruidos,

de la música), es difícil practicar el silencio y más difícil aún es

aquilatar su valor.

El hombre se distingue de los animales por el lenguaje. Es el único

animal que piensa. Pero lo contraproducente es que el humano habla

mucho, no sabe callar. Y no es más inteligente o mejor animal el hombre

elocuente que el reservado.


Así como debemos saber hablar, debemos practicar el arte de sa-

ber callar. No hay nada que oxide más el espíritu que una existencia

llena de palabras vacías e inútiles. El espíritu se alimenta con la lectura,

la meditación, la oración y el silencio.


Quiénes de nosotros como estudiantes, artistas, intelectuales, traba-

jadores, amas de casa, no hemos tenido la necesidad de buscar un

refugio secreto, silencioso, apartado de los demás, para poder estudiar,

pensar, inventar, planear o simplemente soñar.

Para hablar sabiamente deberíamos pensar y reflexionar toda palabra

antes de decirla. Cuántas veces nos hemos arrepentido de haber ha-

blado, pero nunca de haber callado. La palabra áspera que sale de la

boca no regresa jamás: es como la leche derramada o la piedra lanzada.

Y sobre todo sepamos callar. El silencio es oro, nos enseñaron en la

escuela. Yo diría que el silencio es más, es un brillante en bruto, sin

descubrirse.

El silencio es más elocuente que un concurso de oratoria. Oigamos

a los otros, sepamos escucharles sin acaparar la conversación; demos

nuestra opinión cuando nos la pidan sin monopolizar la plática

solamente por oírnos.

No obstante, hay un caso determinado en que debemos hablar,

cuando el silencio puede ser una cobardía, esto es, cuando critiquen

nuestros propios valores morales y convicciones sagradas sin tener el

valor de defendernos, o cuando critiquen a una persona condenándola

y nosotros sabemos que es falso. Entonces debemos hablar.

En resumen, hay que saber hablar y hay que saber callar a tiempo.

El silencio ha de valorarse como una virtud que ha sido olvidada y

enterrada y que hay que resurgir. Para hablar deberíamos tener difi-

cultad, como en abrir una bolsa para pagar. Finalmente, lo más impor-

tante del silencio es encontrar a Dios. Cuando nos despojamos de

todo ruido e inquietud y vaciamos nuestra mente, el Señor aparece

con su presencia y su mensaje.

Agosto, 2003.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel