EL VALOR DE LA ESPERANZA

Apesar de la situación actual tan difícil para los personas de

escasos recursos y de muchas personas en general, por

despido de trabajo, pocas ventas; a pesar de la crisis que

estamos padeciendo en tantos rubros de la economía; a pesar de la

violencia actual en el orbe; a pesar de las injusticias que se cometen en

ámbitos sociales y gubernamentales; a pesar de la corrupción en las

altas esferas de los tres poderes; a pesar de las enfermedades incurables

como el VIH; a pesar del aumento del consumo de droga entre los

jóvenes y los adultos; a pesar de la falta de valores entre los habitantes

de la tierra; a pesar del pecado del que dice llamarse cristiano, hay

que creer que la vida vale la pena vivirse.

¿Y por qué vale la pena vivirse? Porque Dios nos ama como padre

y como hermano. Él nos ha creado a su imagen y semejanza, nos

regaló el universo y nos ha colmado de bendiciones a cada momento.

Para Él somos especiales e importantes. Valemos mucho ante sus ojos;

nos ha contado hasta el último pelo que tenemos en la cabeza y nos

protegerá aun después de la muerte.

Sin embargo, no todo el mundo acepta la idea de que Dios realmente

se deleita en cada hombre. Hay algunos que consideran que Dios es

un juez vengador y castigador, que nos vigila constantemente para

hacernos sentir su mano fuerte por medio de las pruebas, enfermedades,

tristezas y sufrimientos.

Pero el amor de Dios por nosotros no tiene limites. Jesús nos mostró

la profundidad del amor de su Padre en su propio sufrimiento y muerte

en la cruz. Su aceptación y cumplimiento de la voluntad del Padre a

morir por nosotros refleja la gran compasión de nuestro Padre por sus

hijos. “El amor más grande que uno puede tener es dar su vida por sus

amigos”. Juan 15:13

La cruz es el símbolo del amor de Dios por nosotros. Jesús dio su

vida para que nosotros viviéramos.


Un Dios de amor envió a su Hijo para invitarnos a participar en su

amor eterno. Jesús nos enseñó que el amor del Padre por nosotros es

un amor íntimo, emanado de la profundidad de su ser. Todo aquel que

reconoce su dependencia de Dios y honestamente trata de hacer su

voluntad es bendecido por Él.

Algunas veces los que parecen ser los más pobres o los marginados

entre nosotros son de hecho los más favorecidos. Jesús insistió que

Dios ama a cada uno de sus hijos. Él trató de llegar a los menos favo-

recidos durante su tiempo... los cojos, los ciegos, los leprosos, los

pecadores, otros.

Y en la actualidad, cuántas personas sencillas y humildes alcanzan

una espiritualidad negada a los soberbios y ricos.


Dios nos consiente a menudo, somos la niña de sus ojos; tiene gra-

bados nuestros nombres en la palma de su mano y nos abraza por

delante y por detrás. Si usted tiene duda alguna del amor de Dios,

piense por un momento en todas las maravillas y bellezas con que nos

obsequia a diario:

Una flor en el florero, un nieto sentado en las piernas de su abuelo

escuchando un cuento, una bella puesta de sol o un amanecer, un

verdadero amigo, las montañas imponentes, la variedad de frutas, las

estaciones con su atractivo propio de cada una, un día de retiro o de

paz absoluta, la inocencia de los niños, la música suave, un poema de

amor, el equilibrio o balance de los planetas y estrellas, el agua, el aire,

el sol, un postre delicioso, un hijo agradecido y estudioso, una esposa

y un esposo fieles, un buen trabajo, una mala salud o una aceptable, un

diálogo con Jesús, una lectura bíblica, un viaje a un lugar interesante,

en fin, podemos seguir y seguir enumerando los obsequios con que

Dios nos muestra cuánto nos ama.

Cuente sus dones, sus regalos y nunca más podrá dudar lo mucho

que Dios se complace en usted...

Repitamos parte de la oración de la esperanza de I. Larrañaga:

“Echando una mirada al inmenso mundo de la tierra de los hombres,

tengo la impresión de que muchos ya no esperan en Ti. Yo mismo hago

mis planes, trazo mis metas y pongo las piedras de un edificio del cual

el único arquitecto parezco ser yo mismo. Haz que comprenda pro-

fundamente que, a pesar del caos de cosas que me rodea, a pesar de

las noches que atravieso, a pesar del cansancio de mis días, mi futuro

está en tus manos y que la tierra que me muestras en el horizonte de mi

mañana será más bella y mejor...”

Octubre, 2001.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Obesa es la persona que tiene gordura en exceso. Antes eran las personas adultas las que engordaban y las causas eran varias: poca o ninguna actividad física, alimentación inadecuada, deterioro de l

En la familia no debe olvidarse el aspecto importante del papel de la maternidad y la necesidad de que se garantice a las madres toda la protección social indispensable y la asistencia durante el em-

Agradezco muchísimo la invitación que me hizo Leda para reunirme hoy con ustedes y poder compartir algunas ideas sobre la mujer. Estoy muy gozosa de estar en este grupo porque conozco la proyección