EL PROBLEMA DEL TRÁFICO VEHICULAR

Cada día hay más automóviles en la carretera, en nuestras

ciudades y en los países más poblados. El tráfico vehicular es

cada vez peor. Tengo muchos años de manejar y decididamente

el comportamiento social de los motoristas ha cambiado desde la dé-

cada de 1990 para ponerse violento. Todo mundo quiere llegar a su

destino lo antes posible y transitan en forma agresiva que implica ma-

nejar pegado al vehículo de adelante, cambiar bruscamente de carril,

ir a velocidad excesiva y otras maniobras peligrosas con el volante,

que son infracciones de tránsito.

Hay mucha grosería y hostilidad en el camino. Se maneja a la ofensiva.

Si uno toma más de medio segundo para arrancar con luz verde, alguien

enseguida toca la bocina o se le viene detrás, casi encima. Es muy fácil

enojarse con alguien cuando nos quita el derecho de vía o cuando

toma nuestro espacio en el estacionamiento.

Si alguien nos pasa en la carretera, tratamos de pasarle y mantenernos

siempre adelante del otro vehículo. Conocemos los casos de dos au-

tomovilistas que tuvieron una acalorada discusión y después de manejar

un trayecto corto detuvieron sus carros, se bajaron y uno de ellos

mató al otro.

Muchas de las fatalidades o accidentes de tránsito son causadas

por esta conducta peligrosa e inaceptable. También hay problemas de

alcohol y drogas. Una cantidad importante de esas personas ha sufrido

algún problema reciente, como la pérdida del trabajo, una enfermedad,

una muerte o un divorcio.


Los psicólogos, según los Cristóforos, aseguran que los seres hu-

manos hemos desarrollado un espacio personal, como mecanismo de

defensa, y a cualquiera que invada ese espacio se le siente como un

agresor.


Los automovilistas consideran sus autos y el espacio alrededor de

ellos como territorio propio.

El P. Ed Dillon recomienda: “salgamos un poco temprano y tomemos

tiempo para relajarnos cuando llegamos a destino. Salga y estire las

piernas, hable con la gente antes de ir a la reunión. ¿Por qué tenemos

que hacer, cada vez más cosas y más rápido? El carro encaja en ese

estilo de vida de velocidad.

Sea un automovilista cortés y respetuoso. Evite cruzar frente a otros

vehículos, manejar despacio en el carril de la izquierda, ir demasiado

cerca del auto delantero, tocar la bocina, mantener las luces altas en la

noche. Use las luces bajas y observe las reglas de los estacionamientos.

Evite usar el celular, distraerse con la radio o con cualquier otra cosa.

Manténgase lejos de motoristas que parezcan enojados, evite el

cruce de miradas o un gesto que pueda enojarle. Contrólese y cálmese.

Escuche música, practique la paciencia. No piense en vengarse. Pida

la paz para todos...

Noviembre, 2002.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel