EL DINERO: UN SEDUCTOR PELIGROSO

El dinero es necesario. Todo mundo hace uso de él. Con el dinero

compramos comida, ropa, medicinas, recreación, vivienda y

muchas cosas más. Además sirve para educar a los hijos, pro-

vee fondos para una vejez segura, regala a los necesitados, a la iglesia,

y por último proporciona ciertos gustos que nos hacen la vida más

amena.

Pero cuando el dinero no se coloca en la escala correcta afecta el

poder, socava los valores de la familia y de la sociedad. En el matri-

monio, especialmente, surgen muchos problemas por la actitud que

los cónyuges toman con respecto al dinero. No se trata solamente de

establecer un presupuesto sino de cumplirlo. Cuidar las finanzas de la

pareja es parte de cuidar su futuro, lo cual requiere paciencia, diligencia,

comunicación constante, confianza y decisiones acertadas.

Lo triste de la realidad actual es que mientras algunas personas llevan

una vida económicamente cómoda, es decir que pueden obtener todo

lo necesario para vivir decorosamente, hay otras que gozan de la abun-

dancia y por el contrario, hay mucha gente que apenas gana para cubrir

los gastos más elementales. Y otras que apenas sobreviven.

Un informe del Instituto del Pan para el Mundo indica que Estados

Unidos cuenta con las diferencias de sueldo más grandes de todas las

naciones industrializadas. Cuatro millones de hogares gringos sufren

de hambre, de moderada a extrema, la cual afecta más a mujeres y

niños. En los países en desarrollo, incluyendo Honduras, 841 millones

de habitantes se encuentran malnutridos en forma crónica.

Algunos individuos gastan en apuestas tanto como gastan en comida.

Y no sólo en mesas de juego sino también en las loterías autorizadas

por el Estado. Las apuestas son la adicción de mayor crecimiento,

especialmente entre adolescentes.


Las deudas son la marca del apostador adicto.

Los Cristóforos llegaron a la siguiente conclusión, con relación al

dinero y a las preocupaciones que causa: a) La mayoría de la gente no

tiene idea de por qué gasta en la forma que lo hace. b) Querer algo no

es lo mismo que necesitar algo. c) Si ya hemos adquirido suficientes

cosas, quizás es hora de detenernos. d) Quiénes somos no depende

de lo que poseemos. e) Nuestras necesidades serán satisfechas si nos

integramos al círculo de dar y recibir. f) Use las cosas hasta el final,

antes de reemplazarlas. g) Termine de pagar todas las tarjetas de crédito

y destrúyalas a todas menos una.

Enseñemos a los hijos el valor del dinero y cómo usarlo con prudencia.

Debemos alentar a nuestros jóvenes a dar lo que pueden, no sólo en

dinero sino de su tiempo y talentos. Que no se dejen seducir por el

dinero. Cultivemos todos un espíritu de moderación, prudencia y

caridad. Y así nos enriqueceremos.

Septiembre, 2003.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel