EL DEBER DEL PERIODISTA

Escribir es un trabajo duro, largo, penoso y desanimante. El

escritor ha de poseer una cultura extensa y una profunda vida

interior espiritual e intelectual para poder comunicar lo que tiene

que decir y hacer pensar a los demás como piensa él. El comunicador

tiene que ser algo él mismo para poder transmitir ese algo a los demás.

“De la abundancia del corazón habla la boca”. Mat. 12:34

Recuerdo muy bien que cuando estaba estudiando en la universidad

nos decían los catedráticos, hablando sobre los escritores, que estos

nacen pero igualmente se hacen. Y nos persuadían a todos los estu-

diantes de Ciencias de la Comunicación a empezar a escribir inmedia-

tamente, sin pérdida alguna de tiempo, porque mediante la práctica, la

perseverancia, los fracasos y la disciplina se desarrollaba la habilidad

de escribir y alcanzar éxito.

Para mantener ese vivo deseo de informar, inspirar y orientar es

esencial considerar el escribir como una vocación. Y para llevar a cabo

esa noble misión, esa santa obra, es muy importante tener la convicción

de su vocación a través de la pluma o de la máquina de escribir (ahora

la computadora), con efectos eternos.

El decano de la primera Escuela de Periodismo en la Universidad de

Missouri, Estados Unidos, preparó un resumen de los ideales del pe-

riodismo, que son:

“Creo en la profesión del periodismo.

Creo que la claridad de pensamiento y de expresión, la objetividad

e imparcialidad son requisitos fundamentales del buen periodismo.

Creo que el periodista debe escribir sólo lo que él cree en su corazón

que es verdad.


Creo que nadie debería escribir como periodista cosas que un ca-

ballero no se dignaría decir; que el sobornarse a sí mismo es tan indigno

como el dejarse sobornar por otro; que no nos libramos de nuestras

responsabilidades con decir que estábamos siguiendo instrucciones

de otro o mirando por sus intereses.

Creo que la publicidad, las noticias y los editoriales deben buscar el

bien de los lectores; que una única norma de verdad y honestidad

debe regir igualmente para todos; que la mejor piedra de toque del

buen periodismo es la cuantía de su servicio al público.

Creo que la prensa que triunfa y merece triunfar:

* es la que teme a Dios y respeta al hombre.

* la que reacciona rápidamente contra la injusticia.

* la que es humanitaria; la que es del mundo de hoy y para el mundo

de hoy”.

Esta es la clase de prensa que debería imperar en Honduras y en el

mundo entero. Nosotros como comunicadores ¿estamos cumpliendo

en su totalidad o en parte estos principios para que nuestra misión sea

el amor cristiano del prójimo aplicado a la literatura?

Seamos jueces de nosotros mismos...

Agosto, 2009.

5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Se supone que los comentarios de opinión deben ser impersonales, pero no puedo dejar de traducirles un escrito que mi nieta mayor Gabriela presentó en su clase de inglés. Ella está cursando su noveno

Cuando se pierde una amiga querida como lo fue Lillian Interiano para mí, hay que hacer un balance de las realidades de la vida. Tuvimos una amistad por casi treinta años, experimentamos sucesos preci

El año pasado fuimos a conocer el parque ecológico Panacam (Parque Nacional Cerro Azul Meámbar), cerca del lago de Yojoa, en donde hay unas caídas de agua fantásticas. Me sentí impresionada por la bel