CUESTIÓN DE TONO

A veces no nos damos cuenta del tono de voz que usamos para comunicarnos. Y es que, junto con la voz hay formas, palabras, tonos, posturas, lugares que afectan el grado de comunicación y de entendimiento entre las personas. Según los especialistas y estudiosos se ha llegado a la siguiente conclusión: la palabra comunica un 17%, el tono de la palabra un 36%, formas, estilo, postura, etcétera. un 57%. Debemos examinar nuestra manera de hablar: palabras, formas, tonos, posturas. Si usamos tonos demasiado altos o bajos que no reflejan nuestra verdadera intención o sentimiento, no estaremos transmitiendo el mensaje correcto. En la familia pueden suscitarse situaciones equívocas talvez sólo por el tono de voz o la postura del padre o de la madre cuando hablan entre sí o con sus hijos. Estos alegan que sus progenitores hablan muy alto y parece que discuten o pelean. Los maestros y los papás notamos que cada vez hay más niños que cuando se dirigen a sus amigos o incluso al profesor o al padre lo hacen con tonos muy altos. Esta actitud puede reflejar el tono de diálogo que usan en su hogar y los chicos sólo están repitiendo lo que oyen. O puede haber agresividad en sus manifestaciones externas por rencores u odios entre miembros de la familia. Las relaciones entre muchos cónyuges podrían mejorarse notablemente si cuando hablaran lo hicieran en tonos bajos y dulces, sin levantar la voz, y así poder tomar decisiones importantes correctas y resolver problemas serios. Cuando el tono y volumen de la voz son elevados, la comunicación se pierde, no llega a producir el efecto que deseamos. Según D. Cubillo, la voz y el tono alto significan, la mayoría de veces, nerviosismo, intranquilidad interior, falta de confianza en uno mismo o en el ambiente natural,descontento, insatisfacción, stress, preocupación, enfermedad.

La tensión que los individuos desarrollan con las otras personas en el trabajo, con los vecinos y amigos, hace que cuando llegan a casa el tono de voz, de diálogo, sea nervioso y, por lo tanto, muy alto. Y eso acarrea dificultades entre los esposos y demás miembros de la familia. En definitiva, el problema de una comunicación en un tono elevado de voz implica normalmente un ambiente familiar frágil donde los hijos no aprenden a estar tranquilos. Si los niños son muy pequeños, suele provocar que sean nerviosos, que no duerman bien y que el rendimiento escolar no sea lo satisfactorio que los padres desean, lo cual causa más tensión y enojo. La frustración por el fracaso del hijo se siente como fracaso de los padres; de esta manera se forma una espiral muy perjudicial para la convivencia familiar. Agosto, 2004.

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e