CÓMO SIENTEN LOS ADOLESCENTES

Todos los padres hemos oído expresiones de nuestros hijos adolescentes, como las siguientes: “¡Cómo me gustaría que me quisieran sólo por lo que soy!” “Únicamente se alegran cuando saco buenas notas...” “Siempre me comparan con mis hermanos o con otros jóvenes...” “Parece como si no pudiera ser parte de ningún grupo...” “No nos toman en cuenta para las decisiones grandes de la familia...” “El mundo está cambiando y nosotros los muchachos no tenemos nada que ver con esos cambios...” “Nuestros padres no practican lo que predican...” “¿Por qué me obligan a hacer cosas que no me gustan y que no quiero llevar a cabo?” “¿Por qué no aprueban mi forma de peinar y de vestirme?” “¿Por qué siempre me mandan a mí a cuidar a mi hermanito menor?” “¿Por qué investigan a mis amigos y no me dejan salir tarde de noche?” La lista podría ser interminable. ¿Qué podríamos contestar los padres a estos reclamos? Hay momentos en la vida de todo joven en que necesita la ayuda de los padres. Talvez ha tenido problemas en los estudios, en un noviazgo, con los amigos y la vida parece ser un embrollo. ¿Les parece a los adolescentes que sus padres se olvidaron de lo que significa ser joven? Puede ser que los tiempos han cambiado, y han cambiado las modas y las costumbres, pero los padres se acuerdan más de lo ustedes creen. Una encuesta entre jóvenes de ambos sexos mostró que el 30% de los encuestados había tomado cinco o más tragos, el 25% de los encuestados había fumado marihuana y casi el 40% había tenido relaciones sexuales. Un jovencito encontró que el sexo sin riesgo es un mito, que los condones fallan. Las enfermedades se transmiten de uno a otro. Las chicas quedan embarazadas. Las relaciones acaban. Y las emociones no pueden distinguir entro lo bueno y lo malo.

Veamos ahora de qué nos preocupamos los padres: Tenemos miedo de que se dejen llevar por las malas influencias. Las amistades, la diversión y ser popular entre los amigos son importantes, pero también queremos evitarles cualquier peligro que para nosotros es más fácil detectar. El mundo está lleno de gente que no es buena y tememos por nuestros hijos. Por eso debemos saber dónde van y con quiénes estarán allí. Déjennos conocer a sus amigos. La vida es difícil y es mejor que nuestros hijos lo sepan ahora. A los chicos les molesta cuando decimos “cuando yo tenía tu edad”, pero nosotros nos fastidiábamos con nuestros padres y un buen consejo les puede ayudar mucho más de lo que se imaginan. Así que sólo los padres pueden darles un buen ejemplo, cariño, sacrificios, aceptación, entendimiento y, lo más importante, disciplina. Los mismos jóvenes nos han pedido “que les demos respeto y aprenderemos a respetarnos a nosotros mismos. Dejen que tomemos nuestras propias decisiones, pero dígannos que estarán siempre allí cuando los necesitemos. Sepan escucharnos y así sabremos que nuestras opiniones y preguntas son importantes. Invítennos a recurrir a ustedes sin temor de que nos griten o nos sermoneen”. Mayo 2003.

2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Ser madre es una de las tareas, en la vida de las mujeres, más complejas, desafiantes y gratificantes que pueda existir. Ser madre significa sacrificarse por sus hijos a tal grado que estos lleguen a

Tenemos la falsa concepción de mujer sola al referirnos a mujeres solteras, divorciadas o viudas, atribuyendo la soledad a la ausencia de compañero sexual. Nada más lejos de la verdad, ya que en el me

El año recién pasado fue declarado por Naciones Unidas como el Año Internacional de la Familia. Siguiendo más o menos esa misma relación este año será dedicado a la mujer. En Pekín se llevará a cabo e